El blog de Gustavo Mata

Estrategia: Las reglas del juego en los negocios

ELECCIONES EUROPEAS

 

Los expertos en imagen de los políticos son unos nuevos magos que indican a los políticos qué hay que hacer en las campañas para parecer lo que no son y así embaucar mejor a los electores.

¿Es eso? ¿O es que yo he entendido mal su papel?

Antonio Sola, uno de estos gurús -es el que inventó a la niña de Rajoy en las pasadas elecciones- es ahora el que asesora a Mayor Oreja en las elecciones europeas. Alguien puede pensar que va a emplear a la niña de nuevo. ¡No!: ¡tranquilos todos! La niña de Rajoy aún no tiene 16 años, aunque le falta sólo un año y medio para cumplirlos y para las elecciones generales próximas ya los tendrá – ¡a ver qué pasa entonces! -; y como su padre virtual -Rajoy- es muy de derechas, aunque no tan religioso como debiera, no se quedará preñada -¡hasta ahí podíamos llegar!-; o si se queda preñada no se enterará nadie; o, en todo caso, no abortará sin pedirle permiso a su padre -que la mandaría a Londres como se ha hecho toda la vida entre la gente “como Dios manda” a hacerlo.

¡Qué nadie me malinterprete! El que una mujer tenga que plantearse abortar me parece tremendo. ¿Cómo llegan a planteárselo? ¡Es increíble y horrible! Todos tenemos la culpa de que eso pueda ocurrir: por nuestra falta de apoyo a las mujeres – solteras, emparejadas, desparejadas, casadas, viudas, etc., que están encinta -; por la discriminación a las que las sometemos cuando se quedan embarazadas; por negarles su promoción profesional sólo porque son madres; por negarles hasta su rol social si siendo solteras son madres; etc. ¿Es que no tenemos madre cada uno de nosotros? Ese es el drama que hay que evitar: ¡no seamos hipócritas!

Pero bueno, me he ido de tema, Antonio Solá -que es un monstruo de la cosa del asesoramiento a políticos de derechas- ha dicho que Jaime Mayor, aunque su imagen “se asocia a seguridad”, “es muy de derechas”. ¿Pero el PP no es de derechas? ¡Debo ser idiota! Añade el mago que: “el gasto social es el gran activo de los socialistas”, y que la izquierda es más cercana: “López Aguilar es percibido como mucho más cercano al ciudadano que Mayor”. Pero -me pregunto de nuevo-: ¿no es eso la izquierda?

Vuelvo al tema moral: dice el mago que “meternos en argumentos de regeneración moral de la sociedad es complicado de explicar en los quince días de campaña a una sociedad anestesiada; nos lleva a posicionarnos más a la derecha”. Entonces, moralmente, mejor no explicarlo; ¿no? ¡Manda huevos!, que diría otro conspicuo derechista como Trillo-. Eso sí que es moral utilitaria: lo que conviene se hace, lo que no: ¡no!

El gurú recomienda también no hacer nada que recuerde el argumento de Cañizares de que el aborto es más grave que los abusos a menores en los centros religiosos. ¡Con la iglesia hemos topado! Sancho amigo.

Pero el tema grave, políticamente, es que entre las conclusiones del informe del mago Sola se dice que “Zapatero sigue mejor valorado que Mariano Rajoy, a pesar de la crisis”. ¿Y eso por qué ocurre?, digo yo. ¿Tendrá que ver algo Rajoy, que es un inútil, o es que Zapatero, que es otro inútil, es mejor que él? ¡Otra vez manda huevos! ¡Y le pagan una pasta para que les diga eso! ¡Se lo hubiera dicho yo por la décima parte de lo  que cobra Sola! Pero el genio dice más: “las elecciones europeas no deben plantearse como una moción de censura ni como una comparación Zapatero-Rajoy porque volvería a ganar Zapatero, se movilizaría el electorado”. “Zapatero sigue mejor valorado que Rajoy a pesar de la crisis”. “PP se asocia a más corrupto que PSOE”. El tema es impedir que la izquierda se movilice. La única manera de ganar es que se queden en casa los del PSOE. Confían en que “el voto del PSOE no será movilizado en la misma proporción que en las elecciones generales”.

Bueno, amigos, a la vista de lo que hay, aunque a cada elección me cuesta más ir: ¡voy a ir a votar!; aunque ya hace muchas que no voto a favor de nadie sino en contra de alguien, otra vez: ¡voy a ir a votar!; y aunque Zapatero sea un inepto y su partido una pena: ¡voy a ir a votar! ; y lo haré en contra de este PP que es una vergüenza democrática y de este líder que ni con Zapatero enfrente y en medio de la mayor crisis económica imaginable consigue parecer ni un poco mejor de lo que hay. Lo voy a hacer, además, gracias a este asesor que se han echado; ¿de quién será primo éste? ¿a quién le pagará los trajes? ¡Vaya asesor! ¡qué desatre!

Es un dolor que los españoles no vayamos a votar masivamente en estas elecciones. ¡Europa es mucho más una solución que un problema para nosotros! Ya sé que para los partidos Europa es un sitio a donde mandar a políticos amortizados a calentar, y no mucho, un escaño. Pero, pese a todo: ¡id a votar el domingo!; ¡qué cada quién vote a quién quiera!; ¡aunque sea tapándoos la nariz!; ¡aunque sea venciendo el asco que os producen esta clase de políticos! Por lo menos así podréis quejaros de su incompetencia con razón.

¡Qué pena tan grande! ¡Tanto luchar por la democracia y no es más que esto! Claro que ¡no es menos!  A pesar de todo, ¡qué gusto ir a votar para los que no hace tanto sólo íbamos a votar cada 25 años un referéndum de una única pregunta y de una única respuesta!

¡Viva la democracia! ¡Viva la libertad! ¡A votar el domingo!

5 Comments

  1. Totalmente de acuerdo en que hay que ir a votar, por varias razones.

    En una de las razones coincido con Gustavo: para España es una solución, más que un problema. A ver si de una vez se nos pega algo bueno de ellos.

    La segunda es que cuanto menos nos impliquemos los ciudadanos de a pie en política, más harán los políticos lo que querrán con nuestro dinero, pues sabrán que a nadie parece importarle.

    La tercera, es que si nadie vota, es un caldo de cultivo magnífico para regímenes totalitarios. Sólo un país desengañado y harto de los políticos corruptos puede dar salida a personajes de la talla de Berlusconi.

    Votemos pues, a favor, a la contra, a los grandes, a los pequeños, a los medianos, a los del centro , a los de la periferia, a los tienen fe y a los que no, a los que conservan y a los que reparten… no podemos dejar que una casta de tecnócratas hagan lo que les de la gana con nuestro país (y en este caso que es peor con NUESTRO continente).

    Salud-os y nos vemos el domingo, sea cual sea el resultado.

  2. Es una lástima. Ni con estas el PP es capaz de sacar ventaja. Unos lo hacen fatal. Pero los otros no saben explicar cómo lo van a hacer mejor.

    A pesar de que el cuerpo me pide dar un escarmiento a Rajoy, rapaso la lista de barbaridades que ZP ha fomentado en su etapa de gobierno (aborto, PDD, EpC, primeros pasos para eutanasia…) y pienso si quiero que este tipo siga teniendo las manos libres para seguir promoviendo las barbaridades que le apetezcan. Y si repartir las fuerzas de la oposión en varios pequeños grupos sin fuerza es la mejor solución. No sé. Sigo dudando, pero iré a votar.

    Gustavo: ¿Sabe usted lo que me gustaría? Que nos dieran la opción del “anti-voto”. Es decir, que en las elecciones uno pudiera escoger entre votar a alguien o votar en contra de alguien. En este caso, cada anti-voto restaría un voto a ese grupo, sin dárselo a nadie. Sería la mejor forma de manifestar el rechazo ciudadano a una mala gestión, sin necesidad de apoyar a alguien que no termina de convencernos. ¿Qué le parece?

  3. Eso del anti-voto sería la bomba.

    En cuanto a votar o no, soy de los que cree que tenemos la obligación de votar, aunque sólo sea como muestra de respeto a todos aquellos que dieron su vida para que ahora tengamos este derecho.

    Pero nunca, ¡nunca!, me he sentido tan tentado a no votar. Como mi conciencia no me lo permite, estoy considerando muy seriamente la opción del voto en blanco. Claro que esto tiene la desventaja de que, en cualquier caso, saldrá elegido alguno, lo que equivale a decir que un voto en blanco es regalar a otro tu cuota de decisión.

    Agustín, si tienes éxito con el anti-voto, te propongo que plantees la opción del Super-anti-voto, consistente en un anti-voto para cada opción política elegible. A ver si así conseguimos manifestar nuestro desencanto.

  4. Amigos, yo uso el antivoto desde hace tiempo. ¿Cómo? Votando a favor del que está enfrente del que no prefiero, aunque tampoco le votaría si tuviera que votar sólo a favor de él.
    Creo que la mayoría ya votamos en contra de quien no votamos más que a favor de quien votamos.
    En fin: ¡es lo que hay!
    ¿Tenemos los políticos que nos merecemos?
    La única forma de mejorarlos es ir a votar y luego exigirles decencia. Hay cosas difíciles de perdonar. ¡Yo no puedo con los golfos y no renuncio a dar mi opinión, con respeto, pero con firmeza!
    Estáis invitados a decir aquí lo que os parezca; con respeto pero desde la libertad de cada uno.

  5. Miguel Ángel Paz

    junio 7, 2009 at 4:54 pm

    A mí me queda una gran duda:
    Cuando se ejerce el antivoto, realmente no se aprecia este hecho, y lo único que queda es un voto a favor del que está enfrente de aquél que no preferimos. Éste lo toma a su favor y le refuerza en su intención de seguir en su línea, con lo que tampoco ganamos nada, más bien al contrario.
    Yo no veo solución para arreglar esto.

    Y entonces yo me pregunto:
    Si lo único en lo que coinciden todos los políticos, es en que debemos ir a votar, ¿el mejor escarmiento para todos ellos (porque casi todos se lo merecen) no sería no ir a votar?

    Sí, ya sé que casi una obligación por todo lo que conlleva y lo que ha supuesto para que lleguemos a donde estamos, pero es la conclusión a la que llego siempre cuando le doy vueltas a esto.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*