El blog de Gustavo Mata

Estrategia: Las reglas del juego en los negocios

ESTAMOS EN CRISIS Y AL BORDE DE UNA RECESIÓN EN LA QUE PROBABLEMENTE ENTREMOS EN EL PRIMER TRIMESTRE DEL AÑO 2009

Cuando las situaciones son difíciles, templar gaitas no sirve de mucho. Ser bondadoso, no es lo mismo que ser bueno. Puede que sea una de las peores formas de ser malo.

Los líderes políticos blandos no se ganan el aprecio de sus pueblos. Los buenos líderes son los que son capaces de proponer sacrificios para afrontar las situaciones de crisis.

Para eso, lo primero es llamar a las cosas por su nombre y no enredarse en disquisiciones dialécticas carentes de sentido. Estamos en crisis, es decir, en una “situación dificultosa o complicada” según el diccionario de la RAE; estamos al borde de una recesión, lo que según el citado diccionario es “una depresión de las actividades económicas que tiende a ser pasajera”: ojalá tenga razón la RAE y sea pasajera; según los economistas, la recesión es un crecimiento negativo del PIB durante dos trimestres consecutivos. Mientras tanto oímos cosas como que “la sobre aceleración de la aceleración de la caída de la actividad es severa”. Es decir, traduzco, “el frenazo de nuestra economía es de órdago; nos la estamos pegando”.

Las medidas anunciadas al comienzo de esta semana por el Presidente del Gobierno para atajar la situación son tan clamorosamente insuficientes que si no fuera por lo grave del momento parecerían una broma; en eso tiene razón el Sr. Rajoy. El Secretario General del PSOE hace unas manifestaciones hablando de no recortar “derechos”, como si así protegiera realmente a los más humildes de los efectos de la crisis. Negar la situación y hacer demagogia en tiempos así es una irresponsabilidad. El Vicepresidente Solbes da la impresión de no saber dónde meterse a la vista de la “tropa” – como diría Romanones – de gentes poco documentadas y escasamente solventes que le acompaña en el Gobierno y en el Partido que le sustenta. La oposición -bien gracias-, que acaba de volver de un sueño letárgico en el que ha estado sumida durante varios meses contemplando su propio ombligo, tratando de encontrar una salida a su situación que, todo parece indicar, finalmente no ha encontrado, sólo sabe mantener ese enfrentamiento dialéctico de nulo valor intelectual y escasa elegancia que fue el denominador común en la pasada legislatura. El Presidente Zapatero se ha contagiado del estilo y entra a las descalificaciones personales y a la bronca casi tabernaria en la que ayer se convirtió la última sesión de control al Gobierno en el Parlamento. ¿Hay alguien que sepa algo de economía en el PSOE y en el PP?; es su momento: ¡que les dejen hablar y debatir a ellos y los demás que estén atentos y procuren aprender algo! Hay que recuperar el Parlamento.

Mientras Bruselas nos previene del riesgo de entrar en déficits incompatibles, con el control a que estamos obligados por pertenecer al área euro, si no tomamos medidas serias de ajuste.

¿Nos vamos de vacaciones? ¡venga, vámonos, que es tiempo!¿Cómo será la vuelta del verano? Yo recuerdo muy bien como fue la vuelta del verano del 92. En ese Otoño los directivos y dirigentes emplearon más del 80 % de su tiempo en hablar, unos con otros, acerca de lo mal que estaba la situación; creo que este Otoño se batirá ese record.

¡Ay la que se nos viene encima!

2 Comments

  1. Estimado Gustavo,

    Como lo negativo ya está demasiado utilizado, la pregunta sería la siguiente ¿Sacaremos algo en positivo de esta crisis?

    ¿Servirá esta vez para reestructuar la economía española? ¿Volveremos a las andadas de ladrillo y turismo en 8 – 10 años? Y lo peor, ¿Aprenderán algo nuestros gobernantes? ¿Y los gestores de riesgos de nuestros bancos?…

    No sé porqué me temo que cuando salgamos de esta “tormenta perfecta” encontraremos la forma de caer en otra peor…

  2. Sin duda Miguel, “no hay mal que por bien no venga”, “ni mal que cien años dure”, ¡ni cuerpo que lo resista!
    España ha demostrado, al menos desde que yo tengo uso de razón hasta ahora, una enorme capacidad de adaptación y una enorme creatividad y capacidad de sacrificio. Yo he vivido cinco o seis veces el llamado cada vez “milagro español” y aspiro a que la salida de esta crisis sea el séptimo “milagro español” que la vida me de la oportunidad de contemplar.
    Soy optimista antropológico y creo en lo que somos más que en los políticos que tenemos. Basta con que no molesten demasiado para que solos lo arreglemos pronto y bien.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*