El blog de Gustavo Mata

Estrategia: Las reglas del juego en los negocios

MICROSOFT Y EL INTENTO DE COMPRA DE YAHOO

Microsoft ¿renuncia? a la compra de Yahoo, después de subir la oferta a 33 dólares por acción, lo que hubiera supuesto cinco mil millones de dólares de desembolso para la compañía de Bill Gates, al mantenerse Yahoo en su petición de 37.

Yahoo, ha dominado el mundo de los portales de acceso, desde el comienzo hasta la aparición de Google. Durante un tiempo pensé que Yahoo era un buen ejemplo de lo que sostienen The Boston Consulting Group en su modelo crecimiento participación: el primero que crece está destinado inexorablemente a ser el líder, siendo primero la estrella y luego la vaca de su sector; a los demás sólo les cabría el papel de comparsas, salvo que el líder se durmiera en los laureles en la etapa de crecimento del mercado.

Sin embargo no ha sido así. Ya conocéis mis reservas actuales al modelo. Desde la aparición de Google, Yahoo va perdiendo su primacía y afronta ahora una seria crisis. ¿Por qué? Para mí la clave está en el gran factor de éxito en este sector que no es otro que el motor de búsqueda. Yahoo era inatacable por tener mejor motor de búsqueda y pese a que todos los proveedores: de contenidos, de redes y de software, deseaban poder desbancarle con sus propios protales, no fué posible. Muchos pensaban en la curva de experiencia como la clave para explicar la inexpugnabilidad de Yahoo y otros en su permanente innovación a la hora de oferecer servicios complementarios, aunque éstos fueran inmediatamente copiados por los competidores. Al aparecer Google con un motor de busqueda más eficaz se acabó el predominio de Yahoo.

En este contexto ¿es una buena idea de Bill Gates intentar la compra de Yahoo?: pensamos que no. Y además lo celebramos por lo que supondría de dominio monopolístico de una empresa cuyas prácticas restrictivas de la competencia son conocidas y han sido objeto de varias sanciones y de polémicas sin fin.

Noticias relacionadas en El País de hoy y en el blog de Enrique Dans.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*