El blog de Gustavo Mata

Estrategia: Las reglas del juego en los negocios

PARA ARREGLAR EL DESASTRE: POLÍTICAS INTERVENCIONISTAS DEL ESTADO

En estos últimos tiempos ser liberal es sinónimo de ser conservador, cuando nunca fue así. Neoliberales y neoconservadores, son ahora la misma cosa.

A una concepción dogmática del liberalismo extremo debemos la mayor crisis económica de la historia reciente. Las dos administraciones Bush han dejado el panorama mundial, no sólo el económico, hecho unos zorros: una situación de recesión profunda en casi todo el mundo y un gigantesco déficit en EEUU de 1,75 billones de dólares. Resulta que los que no creen en el estado son los que más déficit público generan: Reagan, Bush; ¡paradojas!

Ahora le toca a otro arreglar el desaguisado. Y lo hará bajo los supuestos de la intervención del estado en la economía, al más puro estilo Keynes. Un presupuesto de 3,6 billones de dólares para mejora de infraestructuras, sanidad para todos, educación y energías alternativas acaba de ser aprobado en EEUU. Va a tratar de hacerlo además disminuyendo el déficit público, aumentando los impuestos a los más ricos y disminuyendo el gasto bélico retirándose de Irak.

¡Suerte!¡Ojalá acierte!

Con lo que nos jugamos todos en función de las decisiones que se toman en la Casa Blanca, deberíamos poder haber votado todos a Obama y también haber botado antes a Bush impidiendo su segundo mandato, que todos recordamos como lo ganó, gracias a otro impresentable: su hermano Jeb.

1 Comment

  1. Alexandre Demartini

    febrero 28, 2009 at 10:23 pm

    Maestro Gustavo,

    Oliveira Vianna en la decada de 30 ya decia: “nada mais conservador que um liberal no poder. Nada mais liberal que um conservador na oposição…” (Vianna, O. A Evolução do Povo Brasileiro. São Paulo:1933)(“‘no hay nada más conservador que un liberal en el poder. No hay nada más liberal que un conservador en la oposición…'”

    Aunque haya dicho eso refiriendose a el régimen imperial brasileño, nada como viejos conceptos para leer el presente.

    Alexandre.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*