El blog de Gustavo Mata

Estrategia: Las reglas del juego en los negocios

Y LUEGO SE LES LLENA LA BOCA HABLANDO DE RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA

Leido en la prensa ayer.

Os recomiendo leer esto. http://www.elpais.com/articulo/semana/empresas/dan/espalda/puntos/clave/Codigo/Conthe/elpepueconeg/20080525elpneglse_2/Tes/

La RSC se está convirtiendo, para las empresas, en algo así como lo que era para las damas ricas, hace un tiempo, dar limosna al salir de misa o acudir una tarde a la semana a un ropero para hacer jerseys de punto para los niños pobres.

La RSC, debe ser, por encima de todo, ofrecer un buen producto a los clientes, satisfacer las espectativas de rentabilidad e incremento del valor de patrimonio de los accionistas, propiciar el desarrollo personal y profesional de los empleados,  ofrecer mercado estable a los proveedores, etc., para contribuir a mejorar el bienestar de todos y aumentar la riqueza, pero respetando absolutamente las reglas del juego -cumplimiento de obligaciones legales, respeto al medioambiente, transparencia, respeto a los convenios internacionales y códigos de buena conducta, etc.- .

Mientras a algunos directivos se les llena la boca de decir que patrocinan una actividad filantrópica en algún país lejano -eso creen algunos que es la RSC-, esos mismos se olvidan de cumplir con las mínimas reglas de compromiso que deben a sus clientes, financiadores, accionistas, proveedores, empleados, etc.

¡Menos hipocresía! Más decencia y compromiso social en las empresas y menos RSC, entendida así. El incumplimiento de las recomendaciones del código Conthe es un buen ejemplo de lo que digo.

Gustavo Mata

3 Comments

  1. Como diría aquel del bigote y la boca mellada… POZI!!!!

    Totalmente de acuerdo Gustavo, y es que es algo con lo que me toca vivir muy de cerca.

    Como sabes soy el director de una Fundación que nos dedicamos a plantar árboles y a “contaminar” con lo que denominamos como Nueva cultura del árbol. Esto no tendría más importancia al no ser que nuestro objetivo (me perdí alguna de tus clases sobre planificación y estrategia) se sitúa en plantar durante los próximos 4 años 100 millones de árboles en toda la península Ibérica (ahí va eso!!)

    A parte de socialista (pero de los del socialismo utópico), agente doble (prohibele el acceso a Daven al Blog, o cambia el titulo por favor!!! Sugiero el blog de Gustavo Mata & Daven el empalador) activista social y medioambiental, también soy algo cristianillo (que no católico), y uno de las cuestiones que siempre me llamaron la atención desde niño, era ver como podía hacer todas las burradas que se me pasaban por la cabeza (pecados, decían en catequesis) que luego venia el buen cura y al confesarte te descargaba del mal realizado.

    Con el tiempo crecí y como todo en la vida, el pecado va cogiendo nuevas dimensiones… Hice el camino de Santiago, donde te dan una buena dosis de indulgencias plenarias que parecían ser el mejor remedio contra el pecado.

    Como dice el buen amigo Manu Chao… Y ahora que?

    Sencillamente, a veces tengo la sensación de que esto de la RSC es como cuando te confesabas por que habías “pecado” y por eso, desde la fundación en la que trabajo y dirijo, siempre he creído tan necesario confesarte y plantar árboles, como hacer los deberes en el interno de la empresa (no pecar en esencia).

    Y es que pecados hay de pecadillos a pecadones. Recuerdo que la masturbación era (supongo que para algunos sigue siendo) un pecado; desde cuando pasárselo bien sin molestar ni herir a nadie puede ser un pecado? Como sabéis, soy Miope.

    Pues eso, que de pecadillos como masturbarse a pecadones como matar… hay muchos tiros y creo que no todos deberían de ser perdonados mediante una absolución resultante de una confesión (además, creo que determinados pecados desgraciadamente son inconfesables y por lo tanto difícilmente se pueden perdonar… es más, muchas veces ni nos enteramos para poderlos juzgar legalmente).

    Como comentáis, la RSC nunca debería de utilizarse en la línea que defino en mi comparativa ya que estoy convencido que a una empresa que quiera ser considerada como seria y modélica, la estrategia de confesarse para limpiar sus “pecados” , llegará un momento que se le girará en contra, al no ser que realmente no “peque”.

    La RSC ha de ser un reflejo del comportamiento real de las empresas y no una mera estrategia empresarial. Evidentemente dar una imagen más social, medioambiental o comprometida con los desajustes y desigualdades de este mundo puede ser una herramienta interesante para vender más o ser mas importantes, pero por encima de todo ha de estar la coherencia de actuar, dirigir y gestionar de forma coherente con aquello que queremos proyectar.
    De que sirve la RSC si en el sureste asiático estás deforestando millones y millones de hectáreas para conseguir aceite de palma? De que sirve si tu cuenta de resultados no hace mas que aumentar y una parte de esa riqueza no se reparte en forma de salarios entre los trabajadores de la empresa? De que sirve si no cumplimos la normativa laboral, la ley de prevención de riesgos, etc…? De que sirve si mientras aquí vivimos a cuerpo de rey (algunos… que el 25% de los españolitos rozan el umbral de la pobreza) en otras partes del mundo no tienen ni para comer, beber o calentarse?

    Creo que la primera Responsabilidad Social Corporativa de una empresa ha de ser para su entorno más inmediato ya que desde aquí construimos coherentemente. Mejores salarios, mejores planes de formación y promoción, más transparencia, nada de discriminación, mucha eficacia y eficiencia….

    A partir de aquí, plantemos los árboles que sean necesarios o ayudemos a aquellas personas que lo pasan mal, por que en este mundo y en nuestras empresas afortunadamente hay sitio para todo esto. La RSC ha de empezar por entender que vivimos en un mundo injusto que debemos de nivelar, pero no tan solo al otro lado del charco…
    Por ultimo (tengo que dejar el ordenador ya que viene otra gente) deberíamos de abrir un debate sobre cual debe de ser el papel de los estados en todos estos temas, ya que tb empiezo a ver en la RSC una oportunidad para muchos gobiernos para trasladarle su irresponsabilidad a otros, en este caso… las empresas. Si bien es necesario que las empresas sean mas responsables, también es necesario que los gobiernos no hagan tanta negación y derivación de responsabilidades.

    Quiero buenas empresas que hagan de empresas y buenos gobiernos que hagan de gobiernos.

    Un mundo más justo no solo es posible, si no que también es necesario

  2. Gracias por el comentario Oscar, yo tengo una profunda formación cristiana, que me dieron los jesuitas, expertos en fabricar agnósticos comprometidos, o dubitativos bien intencionados con una crisis estructural o permanente de fe, pero solidarios y comprometidos con el hombre y la humanidad…, o lo que seamos. (Por cierto, os recomiendo San Manuel Bueno martir de Unamuno, lo acabo de releer y es maravilloso, y os recomiendo también el artículo que hablaba de Monseñor Martini ayer domingo en el El País, página 44).
    Creo que debemos hacer un gran esfuerzo desde las empresas y desde su entorno para forzar a que éstas, las empresas, se comprometan con el cambio que la sociedad demanda, pero sin tonterías y sin beaterías de sacristía como a veces parece la RSC.
    Las empresas a lo suyo, pero de verdad y los gobiernos a lo suyo, pero de verdad y el común de las personas a exigirles a unos y otros las respuestas que los retos del mundo demandan.
    Suerte con tu utopía. Decían en el mayo francés: seamos realistas, pidamos utopías. Así que a por el millón de árboles.
    Lo del cambio climático no es una broma.
    Quiero un mundo habitable y solidario para mis nietos.
    Un abrazo.

    Gustavo

  3. Os mando la referencia del artículo citado en el comentraio anterior en que se habla del Cardenal Martini y sus posiciones – ¡vaya: otro jesuita saliéndose del redil!, debe ser por eso que aún me gustan -.
    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Martini/pide/reforma/Iglesia/elpepisoc/20080525elpepisoc_3/Tes

    Saludos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*