El blog de Gustavo Mata

Estrategia: Las reglas del juego en los negocios

Category: Retos del siglo XXI (page 1 of 3)

PAN PARA HOY Y HAMBRE PARA MAÑANA, PARA PASADO, PARA EL DÍA SIGUIENTE, ¿PARA SIEMPRE?

La tala masiva de árboles en la selva amazónica para roturar y sembrar las tierras da lugar a un rápido agotamiento del suelo que lo invalida para el cultivo. Eso es lo que concluye un estudio publicado en Science realizado sobre 286 municipios brasileños. A un despegue económico inmediato le sucede un declive imparable. Los pueblos que han destruido la selva no tienen mejor nivel de vida que los que la han conservado.

Esto ya lo sabíamos, pero se demuestra una vez más. Cuando nos hayamos cargado la selva ya será imposible recuperarla. El daño para todos será irreversible. Y es un daño enorme con repercusiones para todo el planeta y para todos sus habitantes.

La selva amazónica es el 40 % de la selva que nos queda en el mundo. Desde el año 2000, se han talado más de 150.000 kilómetros cuadrados de selva en Brasil. Se pierden casi 2 millones de hectáreas de selva más cada año. La selva que queda en otras partes, como la del sureste asiático, también nos la estamos cargando.

¿A dónde creemos que vamos?

MÁS HAMBRIENTOS EN EL MUNDO

Ban Ki Moon, Secretario General de Naciones Unidas, ha dicho en Madrid, en la Cumbre sobre Seguridad Alimentaria, que la actual crisis financiera está agravando seriamente la situación alimentaria en el mundo. En 2007 había ochocientos sesenta millones de hambrientos y hoy la cifra se aproxima a los mil millones. Cuatrocientos millones de pequeños agricultores están en riesgo porque no pueden acceder a los mercados de los países desarrollados, que cada vez son más proteccionistas. La crisis está provocando que miles de familias que empezaban a salir de la miseria vuelvan a ella.

En 2009, continuará la crisis de los alimentos, agravada por la situación financiera mundial. Josette Sheeran, Directora Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas ha dicho en la citada cumbre: “La gente piensa que la crisis alimentaria provocada en 2007 por la subida de los precios de los alimentos ha terminado, pero no es así; la hay, y ahora más, agravada por la crisis financiera. Muchos países pobres pedían préstamos a los bancos para comida y ahora los bancos no les prestan el dinero”. “El Banco Mundial prevé que la inversión externa en países en vías de desarrollo durante 2009 se reduzca a la mitad en comparación con el año 2007”. “Con tan solo un 1% de lo que se ha propuesto dar en paquetes de rescate financiero y estímulo en los Estados Unidos y Europa, los países desarrollados podrían financiar todo el trabajo del PMA”. “El año pasado los países ricos hicieron su mayor aportación hasta la fecha, más de 30 millones de dólares; este año necesitamos que la ayuda se mantenga como sea”.

Esos pobres hombres, dejados de la mano de Dios y de la de los sus congéneres ¿humanos?, esos sí que están en crisis. Me entran ganas de gritar bien fuerte por ellos; gritar hasta que alguien nos escuche.

LA POBREZA EN AMÉRICA LATINA

Los pobres en América Latina y el Caribe, en 2008 son un 33,2 % de la población, 182.000.000 de personas. De ellos un tercio, o sea el 12,6 %, más de 60.000.000 en pobreza extrema.

Los países más pobres de Latinoamérica son Haití, Honduras, Nicaragua, Bolivia y Paraguay y los menos pobres son México, Brasil y Chile. Pero estos datos son algo engañosos. El 40% de la población latinoamericana que es extremadamente pobre vive en Brasil y en México. En Brasil viven casi 15 millones de personas con menos de un dólar al día y en México más de 5 millones viven en igual condición.

En estos últimos cinco años la cantidad de pobres en la región disminuyó 9,9 %, 37 millones de pobres menos, y la pobreza extrema lo hizo un 6,8 % 29 millones de indigentes menos. Pero la desigualdad sigue siendo lacerante: el 10 % de los hogares más ricos ingresa por persona más de 17 veces lo que se ingresa por persona en el 40 % de los hogares promedio más pobres.

Y todo empeorará en 2009 por la crisis económica mundial. El comercio, los servicios financieros, la industria manufacturera, el turismo y el empleo doméstico, actividades que desempeñan sobre todo mujeres están ya muy afectados. No hay crédito para las pequeñas y medianas empresas. Las remesas que envían los emigrantes han caído y la Ayuda Oficial al Desarrollo descenderá.

La Cepal espera que en 2009 se estanquen el empleo y las remuneraciones, se deteriore el ingreso de los hogares y aumente la pobreza en Latinoamérica. Sin especificar las consecuencias que habrá para cada país en particular, advirtieron que “los más afectados por la disminución de las remesas o por su conexión más directa con el mercado de Estados Unidos, se verán más complicados. También aquellos con estructuras de exportaciones menos diversificadas y concentradas en bienes cuyos mercados fueron los más sensibles a la crisis, o que tienen sistemas financieros más débiles”.

JUANITO LAGUNA: HAMBRE EN EL GRANERO DE AMÉRICA

Antonio Berni, pintor argentino, recorrió en los años 50 del siglo pasado varios pueblos de Santiago del Estero, en la República Argentina, y allí conoció de cerca la pobreza. Muy impresionado, realizó una serie de cuadros basados en un genérico niño pobre, representante genuino de los muchos que vio, al que bautizó como “Juanito Laguna”.

El personaje se transformó en un icono social de la época que inspiró a poetas y músicos del folklore argentino que grabaron el emblemático álbum “Juanito Laguna” en 1977. En ese manifiesto musical-político el propio Berni decía: “Juanito Laguna es un niño de extramuros de Buenos Aires o de cualquier capital de América latina. Es un chico pobre, pero no un pobre chico”. La placa original editada en plena dictadura militar fue secuestrada a las pocas semanas de salir y los vinilos que sobrevivieron circularon clandestinamente hasta agotarse.  Hay muchos videos en you tube sobre el tema, aqui os dejo como ejemplo éste: Mercedes Sosa canta la canción de “Carlos de Mendoza” y César Isella, “El mundo prometido a Juanito Laguna”

Hasta “The Betales” se inspiraron en Juanito Laguna.

Hoy quería hablaros un poco de la pobreza en Argentina y me he acordado de Juanito Laguna y de su paupérrima familia. No lo puedo remediar, cada vez que oigo esa canción lloro sin remedio. Os dejo aquí el cuadro de Berni, “La familia de Juanito Laguna” y os reproduzco lo que recuerdo de la letra de la milonga de José Botelli y José Ríos que cantó, maravillosamente, el inolvidable Jorge Cafrune. No he sido capaz de encontrarla en la red.

“La familia de Juanito Laguna”, milonga, José Botelli y José Ríos:

“Salen camino afuera para mirar quién pasa

Tan sólo la tristeza y la pobreza dentro la casa

¡Qué dura la mirada de Juanito Laguna!

y su oscuro pellejo tan cierto y lejos de la fortuna.

La madre solo tiene una única pollera

y ese par de alpargatas que andan a gatas con su arpillera.

Sentado en su carrito el más pequeño ignora

por qué pan y comida es a medida de lo que llora.

Si pudieran gritar lo que les duele, desde muy dentro, como se grita,

se borraría la herrumbre de la techumbre que los habita.

Nadie sabe cuál es la inflación en Argentina, aunque todos sabemos que es mucho mayor que la que confiesa el Gobierno. Y la inflación es el impuesto que pagan los pobres. Tampoco es fácil saber cuántos pobres hay. Aunque oficialmente se dice que la pobreza bajó al 20,6% en marzo pasado, cuando en el primer semestre del 2007 era el 23,4%, nadie se fía; el Indec, el Instituto encargado de publicar ambas cifras, está muy desprestigiado.

Argentina es uno de los cinco mayores productores de alimentos del mundo: trigo, soja, maíz y carnes; exporta alimentos que podrían abastecer a más de 300.000.000 de personas. Mientras tanto, en Buenos Aires uno de cada cinco niños, un 20 %, son “Juanitos Laguna”: pasan hambre y están desnutridos. Muchos trabajan desde los 10 años. Muchos mueren sin llegar a la edad adulta.

¡Dios, qué mundo más raro hemos hecho!

¡Arreglémoslo ya!

YA HAY 25.000.000 DE REFUGIADOS POR EL CAMBIO CLIMÁTICO

En la actual coyuntura corremos el riesgo de olvidarnos de lo importante para atender sólo lo urgente.

Con el mundo agitado por una crisis económica de proporciones enormes, la presencia en los medios de los retos de la humanidad frente al siglo XXI y de los compromisos del milenio ha desaparecido o casi. Pero el cambio climático sigue ahí amenazándonos, aunque mucho nieguen las evidencias o simplemente se amparen en decir que la amenaza no es segura aunque admitan que es más que probable.

Estamos hablando de realidades: habitantes de islas de escasa altura sobre el nivel del mar que ya están seriamente afectadas, o gentes de las zonas desertificadas de África que atraviesan el desierto yendo masivamente hacia Yemen y Arabia Saudí, o los que habitan en zonas continentales bajas que sufren graves inundaciones como los de Bangladesh. Hemos podido ver en directo las tremendas inundaciones en Mozambique; o conocer que en Tuvalu, un archipiélago del Pacífico, la población ya se ha trasladado a Nueva Zelanda por la subida del nivel del mar. Sabemos que el delta del Nilo está deshaciéndose por la falta de los arrastres que lo formaron después de la construcción de la presa de Asuán provocando desplazamientos de población. En Senegal sólo llueve la mitad de lo poco que llovía hace sólo veinte años. No nos extrañemos de que los senegaleses arriesguen la vida para llegara a Canarias. Da igual que haya crisis. Pensarán ¿de qué crisis me habla esta gente? Y seguirán emigrando.

François Gemenne, investigador del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales, ha presentado ante más de 9. 000 delegados, en la cumbre del clima de Poznan, las conclusiones de un estudio financiado por la Comisión Europea sobre los refugiados del cambio climático: “Hoy hay ya 25 millones de refugiados por cuestiones ambientales mientras los refugiados políticos son 12 millones. El 10% de los movimientos de población está ocasionado por cambios en los factores ambientales”, resume el estudio, en el que han participado siete universidades.

Page 1 of 3
1 2 3
Older posts