El blog de Gustavo Mata

Estrategia: Las reglas del juego en los negocios

Tag: Bush (page 1 of 3)

PARA ARREGLAR EL DESASTRE: POLÍTICAS INTERVENCIONISTAS DEL ESTADO

En estos últimos tiempos ser liberal es sinónimo de ser conservador, cuando nunca fue así. Neoliberales y neoconservadores, son ahora la misma cosa.

A una concepción dogmática del liberalismo extremo debemos la mayor crisis económica de la historia reciente. Las dos administraciones Bush han dejado el panorama mundial, no sólo el económico, hecho unos zorros: una situación de recesión profunda en casi todo el mundo y un gigantesco déficit en EEUU de 1,75 billones de dólares. Resulta que los que no creen en el estado son los que más déficit público generan: Reagan, Bush; ¡paradojas!

Ahora le toca a otro arreglar el desaguisado. Y lo hará bajo los supuestos de la intervención del estado en la economía, al más puro estilo Keynes. Un presupuesto de 3,6 billones de dólares para mejora de infraestructuras, sanidad para todos, educación y energías alternativas acaba de ser aprobado en EEUU. Va a tratar de hacerlo además disminuyendo el déficit público, aumentando los impuestos a los más ricos y disminuyendo el gasto bélico retirándose de Irak.

¡Suerte!¡Ojalá acierte!

Con lo que nos jugamos todos en función de las decisiones que se toman en la Casa Blanca, deberíamos poder haber votado todos a Obama y también haber botado antes a Bush impidiendo su segundo mandato, que todos recordamos como lo ganó, gracias a otro impresentable: su hermano Jeb.

OPINIONES

George W. Bush es, a juicio de la mayor parte de los analistas, el peor presidente de Estados Unidos y eso que los ha habido paradigmáticos por su ineptitud como Gerald Ford, del que se dijo en su tiempo que no era capaz de hacer más de una cosa al tiempo; por ejemplo, se decía que era incapaz de andar y mascar chicle al tiempo; Ford se caía de sus pies cada dos por tres por problemas evidentes de coordinación motora.

Tampoco es que la serie de presidentes sea una acumulación de talento extraordinaria: hay de todo. Helen Thomas, una institución como cronista de la Casa Blanca, que estuvo durante más de cincuenta años en la primera fila de las ruedas de prensa del presidente, contestó a una persona que le preguntó el porqué de su expresión triste después de una rueda de prensa de Bush: “es que debo cubrir al peor presidente de la historia de Estados Unidos”.

Un estudio reciente entre historiadores organizada por la Histoy News Network mostró que el 61% pensaba que Bush había sido el peor presidente de los cuarenta y tres que ha habido. Es un ser simple, por no llamarlo de otra manera, de una mediocridad intelectual patente, capaz de numeritos como el de la galleta con la que se atragantó en su rancho hasta desmayarse, o de estar un buen rato mirando atentamente a un cuento para niños que estaba del revés, mientras le grababan con una niña en brazos, a la que le estaba contando, presuntamente, el cuento. De estas anécdotas hay muchas.

Pues bien, nuestro ínclito e inefable ex Presidente Aznar dice de él, en un artículo publicado hoy por el diario francés Le Figaro , que “la historia hará justicia”. Ahora, en la hora del adiós, le “parece honesto reconocer que George W. Bush ha trazado la vía que debemos seguir” en el futuro. “Nos ha transmitido su mejor herencia: la herencia de la libertad”; “su determinación y su visión han sido fundamentales” para combatir la “tiranía y la barbarie”.

En fin, como siempre, para cualquier tema hay opiniones diversas. A mí Bush me ha parecido un horror como presidente. Pero viva la libertad de opinión y de expresión; me encanta que Aznar piense lo contrario de lo que pienso yo.

LA SITUACIÓN DE LOS QUE SE REUNEN EN EL G-20+1 (ZAPATERO)

En el tercer trimestre Alemania entró en recesión -definida técnicamente como dos trimestres consecutivos contrayéndose- tras decrecer un 0,5% en el trimestre pasado y un 0,4% en el anterior. Con toda probabilidad también tendrá un cuarto trimestre con decrecimiento. También Italia entró en recesión tras decrecer un 0,5% en el tercer trimestre y un 0,3% entre abril y junio. Mientras Francia creció sólo un 0,14% pero evita entra en recesión tras el retroceso del 0,3% registrado en el segundo trimestre.

España entra en números rojos por primera vez en quince años y decrece el 0,2% por la atonía de la demanda interna -consumo e inversión- pese a la aportación positiva – por fin- del sector exterior.

La situación en Japón y en Norteamérica es igualmente grave y los países emergentes –Brasil, México, Rusia, etc.- también están en plena desaceleración de su crecimiento sino en decrecimiento.

Los líderes de las mayores economías del mundo se reúnen hoy en Washington en busca de soluciones para una crisis que se extiende y que afecta gravemente a sus economías que han empezado a decrecer o que ya están en plena recesión. ¡A ver qué deciden!

En un par de cortas sesiones y liderados por un amortizado Bush no creo que puedan ir más allá de acordar una agenda de temas a tratar después.

Bush ensalza ahora, en sus últimas declaraciones, las virtudes del libre mercado, después de haber dejado que éste se desbocara por falta de regulación eficaz en su país contagiando al mundo en la peor crisis que se recuerda. Yo creo, como Bush, que el libre mercado asigna bien los recursos, pero también creo que necesita regulación eficaz – lo que él deliberadamente descuidó pensando en que se auto regularía – y medidas para corregir los excesos que genera – por ejemplo mayores impuestos a los más ricos para cubrir las necesidades elementales de los más pobres cosa en la que él no cree -. Pero, en cualquier caso Bush haría bien ahora en callarse. Yo le daría el consejo del chiste del pajarito que se hiela inexorablemente en la tundra, en medio de una enorme nevada, que ya le cubre, y que, cuando está a punto de morir congelado, se salva gracias a que un gran animal hace sus necesidades mayores casualmente encima de él; el pajarito revive con el calor y se anima tanto que comienza a cantar, lo que hace que un zorro hambriento de fije en él y después de limpiarlo cuidadosamente en la nieve se lo coma. La historia tiene varias moralejas, primera: no siempre quien te cubre de m… te perjudica; segunda: no siempre que alguien te saca de la m… es para hacerte un favor; y tercera, que es la de aplicación para el ínclito Bush: cuando estés en la m… ¡no cantes!

Así que, George, a estas alturas: ¡por qué no te callas!

LA CUMBRE DEL PRÓXIMO FIN DE SEMANA

Con los países desarrollados entrando con paso acelerado en una recesión general que promete ser duradera según todos los pronósticos y con las economías de países emergentes, que hasta hace poco esperaban no salir muy afectadas, arrastradas a la crisis, los líderes del mundo se reunirán la cumbre internacional de Washington para tratar de encontrar soluciones. Es una situación sin precedentes. Las medidas monetarias y fiscales que se han tomado y las fortísimas inyecciones de liquidez y la intervención directa salvando entidades financieras no parecen contener la hemorragia del enfermo que se desangra a chorros. ¿Qué hacer?

Se plantean para la agenda de la reunión algunas medidas como la reforma del FMI, en línea con el pensamiento de Keynes, para convertirlo en el banco central del mundo; la idea la apadrina el resucitado Gordon Brown, quien a su prestigio internacional creciente, a raíz de su firmeza al proponer medidas anti crisis – que llegaron hasta la nacionalización parcial de algunos de los bancos en dificultades – añade recientes éxitos electorales en elecciones parciales en su país. También se proponen medidas para supervisar efectivamente los mercados financieros y controlar de cerca a las agencias de calificación, así como una unificación de las normas contables que permita poder hacer análisis comparativos solventes: hoy las llamadas contabilidad creativa e ingeniería financiera rozan constantemente la figura de la estafa. De paso, y en una misma, tacada quieren hablar de la seguridad alimentaria, la lucha contra la pobreza, el cambio climático y el libre comercio.

Sarkozy como siempre tratando de parecer más alto propone “refundar el capitalismo”, ¿qué será eso? Este caballero no tiene ni idea y no para de sacar pecho lo que le lleva a decir tonterías con una frecuencia preocupante.

Los principales líderes del mundo se reunirán, presididos por el amortizado George W. Bush, quien ha protagonizado la mayor parte de las políticas que han sido las causas del desastre, en dos sesiones de trabajo de hora y media cada una, ¿podrán arreglar algo en ese tiempo? ¡Cómo son tan listos seguramente lo harán y les sobrará tiempo para posar juntos y hacerse unas fotos de recuerdo!

CRISIS. NO SÓLO CAEN LAS COTIZACIONES, ALGUNAS IDEOLOGÍAS TAMBIÉN SE DERRUMBAN.

Lo que empezó siendo una grave crisis financiera y continuó siendo una más que grave crisis de confianza, ya está afectando gravísimamente a la economía real. La recesión es un hecho en los países desarrollados y los países emergentes y los productores de primeras materias, a los que hasta ahora les había ido relativamente bien, también empiezan a estar afectados. Nadie está a salvo.

Hace año y medio, todavía la economía mundial continuaba creciendo. Hasta el verano de 2007 seguíamos instalados en el optimismo. Tras tres lustros de crecimiento sostenido de la economía casi nos habíamos olvidado de que en la economía hay ciclos. La crisis de las hipotecas basura se inicia al empezar a desinflarse la burbuja inmobiliaria en los EEUU que había sido alimentada por los bajos tipos de interés, tan bajos que eran negativos si se descontaba la inflación, que durante demasiados años promovió el otrora gurú indiscutido Alan Greenspan. Al devaluarse bruscamente los activos inmobiliarios comenzaron los impagados y la caída del valor real de los productos estructurados que la Banca de Inversión montó con la colaboración dolosa de las agencias de rating en los que se disimuló la baja calidad crediticia de éstas hipotecas subprime mezclándolas con otras. La contaminación subsiguiente de una buena parte de la banca internacional, que había comprado los activos estructurados contaminados, y su ocultación también dolosa, pues en lugar de aclarar cuanto antes hasta que punto estaban afectados lo ocultaron mientras pudieron, generó una tremenda desconfianza entre los bancos. Eso devino en una crisis de liquidez que se trasladó a las empresas y que generó la desconfianza de los depositantes que retiraron sus depósitos hacia activos más sólidos como la deuda pública. Las bolsas se han derrumbado. Los mercados de futuros también. Muchos bancos hubieran suspendido pagos o quebrado de no ser por la masiva intervención pública. Falta el crédito y las empresas empiezan a colapsarse. El paro se dispara. La lista de víctimas aumenta.

Pero también hay víctimas ideológicas: la contrarrevolución neoliberal y neoconservadora que se inició hace veinticinco años, con Ronald Reagan y Margaret Thatcher, que se había instalado como un nuevo paradigma de obligada aceptación en todo el mundo, se derrumba. La verdad es que Reagan y Bush dejaron gigantescos déficits y la economía creció tanto con ellos como con Clinton, y con él con superávit público, pero nada de eso importaba. El liberalismo sin límites estaba basado en la revelación divina o casi.

Pero ahora la desregulación y la autorregulación que eran los nuevos paradigmas son abandonadas y el nuevo paradigma es la intervención. Los mercados que eran los que mejor asignaban los recursos son intervenidos sin reparo ni pudor alguno. Antes cualquier intervención era perversa; ahora la carrera para ver quién interviene más imparable. El Estado es el problema y no la solución, decían los que ahora dicen la intervención del estado es la única vía de salvación. Los epígonos seguidores fanáticos del neoliberalismo más radical son hoy los protagonistas de la mayor intervención estatal en la economía que los siglos han contemplado.

Una forma de entender el mundo se ha derrumbado. Los libros de Hayek, Fridmann, etc. que había cuestionado radicalmente el papel del estado en la economía son retirados a la parte menos visible de las bibliotecas. Las antes despreciadas tesis de John Maynard Keynes, están siendo de nuevo aplicadas; sus libros desempolvados y colocados en el sitio de honor, el más visible.

Como bien dice Krugman “La línea intermedia de Roosevelt, Truman, Kennedy y Clinton habría evitado el caos y las quiebras de hoy….el capitalismo libertario del laissez-faire que predicaban Milton Friedman y Friedrich Hayek, al que se permitió desbocarse sin reglamentación…es la fuente primaria de nuestros problemas de hoy. Hoy estos dos hombres están muertos, pero sus envenenados legados perduran.”

Cuando todo se aclare, que se aclarará aunque tarde en hacerlo, ¿alguien volverá a levantar la bandera del liberalismo sin controles? Seguro que sí.

El mercado asigna muy bien los recursos pero no lo arregla todo. Sin controles ni regulaciones los mercados tienen muchos efectos perversos. Lo decía ya Adam Smith. Ninguna teoría explica todo ni se debe aplicar sin restricciones.

Page 1 of 3
1 2 3
Older posts