El blog de Gustavo Mata

Estrategia: Las reglas del juego en los negocios

Tag: Celestino Corbacho

4.000.000 DE PARADOS

En sólo tres meses, hemos aumentado el número de parados en más de 750.000. Según la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año, la tasa de paro ha aumentado hasta situarse en el 17,36% de la población activa, con lo que el número de desempleados ha alcanzado los 4.010.700, la cifra más alta de la historia, tras incrementarse en 802.800 personas entre enero y marzo. En 1998 el porcentaje de parados era mayor, 17,99%, y en 1994, el número de parados llegó a 3.932.900 millones de parados. No es ningún consuelo. Sólo trato de que se pueda comparar la situación, de alguna manera.

Ya hemos llegado a lo que nadie hace poco se atrevía a pronosticar: 4.000.000 de personas en paro en España. Y lo peor es que cada vez hay más y más personas incorporándose a esa legión cuyo horizonte temporal se oscurece hasta límites insufribles.

Y eso que mi “favorito” Celestino Corbacho decía que en Marzo empezaría a repuntar la economía. ¡Qué le amordacen! Ahora dice la Vicepresidenta Elena Salgado que confía en que las medidas anti crisis tengan efecto a partir de abril. Mal empezamos; con declaraciones anestésicas no se arregla nada.; aunque ha reconocido la “gravedad y profundidad de la crisis” vuelve a ser irracionalmente optimista.

La recesión en España no es peor que en otros países y el paro ha aumentado mucho más deprisa. Todo parece indicar que pese a que una parte importante del empleo es muy rígida, por los altos costes que tendrían los reajustes, otra parte, la de los contratos basura y la de los emigrantes con poca antigüedad, no lo era y ha sido ajustada a gran velocidad. Eso es tremendo para quien se queda en el paro, y muy gravoso para todos, por los subsidios, además de que contribuye a que el consumo sea cada vez más débil, pero es parte del camino necesario para que la economía se pueda reajustar y reemprender la marcha. Y se está recorriendo deprisa. ¡Ojalá que pronto pueda hacer alguna buena noticia! De momento no las hay.

OTRA VEZ CORBACHO EN SU LÍNEA HABITUAL

A petición del Congreso, el Gobernador del Banco de España acudió, hace algunos días, a las Cortes, para hablar sobre las pensiones y allí abogó por aumentar la edad de jubilación y aumentar el número de años sobre los que se calcula la pensión para poder mantener el sistema, tensionado porque cada día son más los ciudadanos con derecho a prestación, con pensiones más altas y con expectativas de vida más largas, mientras que por la crisis cada día somos menos los cotizantes.

Algo muy razonable que todos los que tenemos dos dedos de frente entendemos, y que no es la primera vez que se dice. Esto se recoge en el informe del Banco de España La reforma del sistema de pensiones en España, que se envió a la Comisión del Pacto de Toledo en el Congreso, previa petición de la misma, como decíamos.

Se trata de un documento técnico, elaborado por el Servicio de Estudios del Banco de España. Para mantener el sistema de pensiones hay que emprender reformas urgentes dice el informe:

– Más años para calcular la pensión. Se habla de extender el periodo de cálculo a toda la vida laboral en lugar de a los últimos 15 años como se hace desde 2002.

– No revalorizar las pensiones por encima del IPC.

– Ajustar la cuantía de la pensión al aumento de la esperanza de vida.

– Supresión de topes salariales máximos y mínimos para calcular las cotizaciones.

– Separar las fuentes de financiación de la Seguridad Social de forma que el superávit por cotizaciones sirviera sólo para aumentar las reservas.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, dijo en su comparecencia, entre otras cosas, que la Seguridad Social cerrará este año con déficit. El inefable ministro Corbacho, que no sólo tiene modos de indocumentado e ignorante sino que lo es, radicalmente, dijo: “No va a ser de ninguna de las maneras, me gustaría saber de dónde saca que vamos a acabar con déficit, al tiempo que ha recordado que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social asciende a 57.000 millones de euros, la cifra más alta de su historia. Se ve que, para él, de que hasta ahora haya habido superavit se deduce necesariamente que este año no lo va a haber. No sabe nada de aritmética y no creo que quiera volver a las aulas a aprender. El ministro, con modales más propios de un chuleta de barrio que de un Ministro dijo que le gustaría que fuera “la última vez” que tuviera que discrepar con el gobernador y le ha recordado que su misión es hacer un análisis del sistema financiero y aportar soluciones. ¿Pero este impresentable no sabe que el Gobernador es independiente?

Encima el Presidente del Gobierno dijo poco después que los análisis de Fernández-Ordóñez son “superficiales” –otra insensatez- lo que de nuevo animó al valiente y osado Corbacho a reclamar “menos recetas” y “más sosiego” porque la crisis no la han causado los trabajadores, sino los especuladores del mundo financiero. ¡Vaya demagogo!

Menos mal que alguien sensato como la Vicepresidenta De la Vega ha intervenido reiterando la independencia del Gobernador pidiendo “respeto” para su labor que incluye asesorar al Gobierno con “su criterio”, más cuando se le solicita por el Congreso. Las palabras del gobernador del Banco de España, se pronunciaron “donde debía hacerse”, en el marco de la mesa de seguimiento del Pacto de Toledo, dijo.

Para cerrar el tema Miguel Ángel Fernández Ordóñez, aseguró ayer que no se sentía desautorizado por el Gobierno tras sus controvertidas declaraciones sobre el futuro de las pensiones.

¡Qué lástima que no se haya aprovechado la última remodelación para mandar a su casa a este ministro sin categoría personal y política para serlo!

INEFABLE CORBACHO

El pasado 11 de noviembre Miguel Ángel Fernández Ordóñez había reclamado una vez más una reforma laboral que flexibilice el rígido mercado laboral español. Ayer el Ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, le acusó demagógicamente en la cadena SER de parcialidad por recomendar “recetas a los demás” sin reflexionar primero sobre el papel que ha jugado el sector financiero en el modelo económico y sin una reflexión acerca del papel de la construcción residencial en el modelo de crecimiento “que ahora todos convenimos en decir que no fue el mejor”.

Dice Corbacho que el problema de las empresas se debe a la caída de la demanda, a la falta de la expectativa de poder mantenerla y a la falta de liquidez para hacer frente a sus compromisos”. Ahí sí que ha estado lúcido. ¡Sí señor, buen análisis! Dice además que si el Gobernador del Banco de España considera que se deben hacer reformas, debería reflexionar sobre algunas otras cosas “sobre todo el sector financiero”. “Reformas sí pero la crisis en origen la produce un sistema que es el financiero”. ¿Tendrá MAFO la culpa de todo y no lo sabíamos?

El reflexivo ministro ha dicho también al gobernador del Banco de España que cambie el sistema financiero para que no volvamos a estar dentro de unos años en la misma situación que tenemos ahora. ¿Pero el Gobernador del Banco de España puede cambiar el sistema financiero?: ahora me entero. Aunque en un ejercicio de funambulismo reconoce que el gobernador del Banco de España ejerció control en el sector financiero y eso ha permitido “que el sistema español no se haya contaminado tanto como otros”.

Corbacho además de inefable es ignorante: (Del latín lat. ignōrans, -antis) que no tiene noticia de algo. ¿Conoce el Ministro las atribuciones y las responsabilidades del Gobernador del Banco de España? ¿No sabe el Ministro que el Gobernador del Banco de España es independiente? ¿O acaso el Ministro confunde la independencia con la parcialidad? ¿O es que le parece parcial cualquier opinión que no concuerde con la del Gobierno e independiente la que sí coincida?

¡Mira que tener de Ministro de Trabajo a Corbacho en este momento en el que el paro es el primer problema nacional!

Señor Presidente haga una crisis de Gobierno y cambie a algunos de sus ministros ya, por favor. Ya sabe usted cuáles son los que debe cambiar: mire los sondeos de opinión.

HAY QUE INVERTIR EN EDUCACIÓN

Esto está claro, hay que gastar en educación. La educación rinde resultados casi de inmediato. No es verdad, como se suele decir, que haya que esperar una generación para ver el resultado de los planes educativos. Cada vez que alguien se educa aprende algo y el resultado es enormemente importante, para él y para todos. Aunque sea enseñarle a leer un periódico, educar a cualquiera en algo, mejorar sus competencias en lo que sea, aumentar su información sobre cualquier cosa, minorar su ignorancia o su falta de habilidades es tremendamente importante.

Por ejemplo, es muy urgente invertir ya en educación de algunos de los Ministros del Gobierno. Es el caso del Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, quien ayer ha asegurado que la crisis financiera “debería estar finiquitada en dos meses una vez que retorne la confianza a los mercados”.

Finiquitar, en su primera acepción, es un término más bien financiero relacionado con firmar el finiquito de una cuenta, es decir con saldar algo; aunque, coloquialmente, se puede aplicar a acabar, concluir, rematar algo; y, en otro ámbito, en el de los malos cronistas taurinos, se emplee retóricamente diciendo “el morlaco fue finiquitado con eficacia por el espada”. En la Escuela de Ingeniería Industrial de la Politécnica de Madrid en la que estudié había un genial y famosísimo bedel, apodado Barrabás, al que recuerdo con inmenso cariño, con su anacrónico, ya entonces, bisoñé rubio, que tocaba la trompeta en los fines de semana en una orquestina, que cuando avisaba a los Catedráticos y Profesores de que el tiempo de clase había acabado -entonces los timbres eran una grosería y te avisaba de la hora una persona tan genial como mi entrañable amigo – decía muy castizamente: “D. Luis, no agote Vd. a los muchachos, el tiempo ha finiquitido”.

Pero dejemos mis recuerdos y volvamos a D. Celestino Corbacho, tan extremeño como catalán -ambas cosas igualmente respetables-, tan populista como ignorante -ambas cosas aborrecibles, aunque con un poco de educación lo de ser ignorante se quite más fácilmente que lo de ser populista-. Para mejor conocimiento de a qué me refiero, traigo aquí como muestra algunas de las perlas de su intervención de ayer: “La crisis financiera se debe acabar y pronto… todo lleva a pensar que la crisis financiera debería estar finiquitada en dos meses y después debería comenzar un factor de confianza”; “a la actual crisis global a veces es difícil de verle la cara”; “no es que no haya dinero… los bancos deberían comenzar a conceder créditos, ya”; “en el Banco Central Europeo cada día entran millones y millones de euros a depósito, pero no van a créditos a las entidades financieras”. Y así toda la intervención… Luego de demostrar su ignorancia en la cosa de la economía, habló de lo suyo, de la cosa del paro: la Encuesta de Población Activa (EPA), no le “sorprendió”; “sin quitarle importante al dato del incremento del paro…, la tendencia será de crecimiento del empleo, pero más atenuadamente que en septiembre y octubre” añadió. Y así…

Un monstruo el amigo Celestino Corbacho Chaves; ex alcalde de L´Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y ex Presidente de la Diputación Provincial de Barcelona, que antes fue Vicepresidente primero de la misma y desde 1983 Concejal y luego Teniente de Alcalde y Portavoz Municipal en L´Hospitalet. El 12 de abril de 2008 fue designado Ministro de Trabajo por Rodríguez Zapatero. Muy buena carrera política, aunque el amigo Corbacho tenga algunas severas carencias de formación y de información que debería y podría subsanar con diligencia y con esfuerzo.

Corbacho no es el único iletrado y, lo grave de verdad, el único ignorante trabajando en política. Hay muchos más: en el PSOE y en el PP. Tampoco es que para ser un buen político sea absolutamente necesario ser Abogado del Estado o Registrador de la Propiedad: tampoco funciona bien ni Soraya Sáenz de Santamaría ni el propio Rajoy. Claro que lo contrario tampoco ayuda nada y los ejemplos son tantos que sobra ponerlos aquí.

A mi entender, un poco de formación previa y un mucho de prudencia a la hora de manifestarse ayudaría mucho a los políticos y nos ayudaría a todos a sentirnos mejor.