El blog de Gustavo Mata

Estrategia: Las reglas del juego en los negocios

Tag: Esperanza Aguirre

MÁS SOBRE LA ELECCIÓN DE PRESIDENTE DE CAJA MADRID

Mariano Rajoy es el líder del PP. Le puso Aznar a dedo cuando la mejor opción para todos era Rato. Perdió las primeras elecciones frente a Zapatero y las segundas también. Pero sigue; quiere ser Presidente de Gobierno. Su estrategia es no decidir nada antes de tiempo y no sabe nunca cuándo se le acaba el tiempo. Siempre llega a todo tarde. Pese a todo, como tiene enfrente a Zapatero y la situación es la que es, va poco a poco teniendo más opiniones a favor. ¿O es Zapatero el que acumula opiniones en contra?

Esperanza Aguirre, que era carne de cañón de los humoristas cuando era Ministra por sus constantes meteduras de pata y despistes, aprendió mucho, y luego hizo un más que digno papel en la Presidencia del Senado. En una hábil maniobra el PP sacó a Gallardón de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, donde ganaba las elecciones por goleada, y le puso de candidato al Ayuntamiento, en donde estaba el asunto más complicado, para poner a Aguirre como candidata en la Comunidad, en donde el asunto, a priori, era más fácil, y, aunque no logró mayoría suficiente en las urnas, con ayuda de dos tránsfugas del PSOE, se hizo con la Comunidad en el célebre Tamayazo que tan buen verano nos dio. Luego en dos elecciones ha ganado por goleada. Es una líder (lideresa la llaman) sólida. Y es muy ambiciosa. Tiene detrás muchos apoyos; con Obama menos que con Bush, pero los tiene; es una genuina neocon aunque ella prefiera llamarse liberal. De mayor quiere ser Presidente del Gobierno.

Alberto Ruiz Gallardón es un valor electoral enorme para el PP. Desde hace años gana todo por mayoría. Eso sí, después de perder unas cuantas elecciones frente a Leguina, cuando era joven, y chupar mucho banquillo. Le gusta a todo el mundo, incluso a los que no son del PP, lo que le genera la inquina de casi todo el PP. ¡Paradojas! Es muy ambicioso. De mayor quiere ser Presidente del Gobierno.

Rato es el hombre más brillante del PP. ¿Por eso no le eligió como sucesor Aznar? Si no hubiera sido así, no se entiende, porque es el mejor y lo sabemos todos, Aznar incluido. Rato controlaba el PP de Madrid y Aguirre era muy de Rato. Rato se fue al Banco Mundial a lamerse las heridas, pero volvió antes de tiempo y desde entonces a Rajoy le preocupa. Cada vez que Rajoy  tiene una crisis, y las tiene a menudo, todos pensamos en Rodrigo Rato; Mariano también. Ahora Rajoy le propone como Presidente de Caja Madrid. ¿Para quitárselo de encima? No lo sé, pero me lo parece. Sea por lo que sea, es una elección adecuada. Pero, claro, a Zapatero, no le gusta. ¿Aún quiere Rato ser Presidente del Gobierno o ya no le interesa?

Ignacio González es lo que es porque es fiel a Aguirre. Pese a todo, parece que era investigado desde dentro. ¿Por qué? No lo sé. Ahora Aguirre le propone para presidir Caja Madrid. ¿Por qué? No lo sé. Supongo que porque le es fiel y le puede controlar bien.

Y Luis de Guindos es un brillante economista que estuvo con Rato en el Gobierno y que Presidió Lehman Brothers en España. Todo el mundo dice que es muy competente.

La política ha puesto a Rato al lado de Rajoy y a Rajoy al lado de Rato, pero yo entiendo las razones del uno y del otro. También ha puesto a Gallardón al lado de Rajoy y a Rajoy al lado de Gallardón; también lo entiendo. Y, por tanto, ha puesto a Gallardón al lado de Rato y a Rato al lado de Gallardón. ¡No cabe duda que la política hace extraños compañeros y aliados!

También la política ha puesto a Esperanza frente a Rajoy, y a Rajoy frente a Esperanza. Esperanza y Gallardón están enfrente uno del otro todo el rato, es de cuna.

Bueno, pues ahora el lío es éste: Aguirre quiere quitar a Miguel Blesa que era un amigo de Aznar, y que no lo hace mal en Caja Madrid. ¿Por qué? No lo sé. Para eso se pone de acuerdo con quien hay que ponerse, reparte alguna golosina a Sindicatos y a oposición (PSOE e IU) para que no lloren, aunque no tenía por qué, pues el PP controlaría el Consejo, pero tiene que cuidarse de Gallardón, que no está de acuerdo con ella en nada, y en esto tampoco. Aguirre propone a González, entonces Rajoy y Gallardón proponen a Rato. En Moncloa, por fastidiar, supongo, prefieren a Guindos.

Y a todo esto, el líder del PSOE en Madrid, que es tan notorio que ¡no me acuerdo de cómo se llama y no me apetece ir a consultarlo!, primero no se atrevía a decir que estaba en contra de ningún candidato de Aguirre porque había pactado que apoyaría cualquier cosa que decidiera Aguirre; ¿a cambio de qué?: no lo sé. Ahora, ante el ridículo planetario que estaba haciendo dice que no le gusta ninguno. ¿Por qué? Porque le han dicho en el partido que ¡ya vale!

Pero lo que hay detrás ¿qué es? Tampoco lo sé. Soy un ignorante. Pero me da curiosidad.

Todos dicen que lo de las Cajas no hay que politizarlo. Pero nadie renuncia a politizarlo. Hay 45 cajas y los expertos dicen que no debería haber más de 5. Yo creo que debería haber una. Hay que concentrarlas. Hacen falta fusiones y ahora hay dinero para incentivarlas. Las autonomías no quieren perder el chollo y no admiten, en general, que las fusiones vayan más allá de cada comunidad. Hasta la Iglesia pone piedras en la rueda dónde manda -Cajasur-.Por si algo faltara Cobo,  en funciones de escudero de Gallardón da una entervista explosiva a EL PAÍS sobre el tema. El título es: “Los cercanos a Aguirre han puesto a Rato en un escaparate de cloacas y ambiciones”. No os lo perdáis. Os aseguro que Cobos no me ha llamado antes a mí para inspirarse en las respuestas que da. Y creo que es del PP. Su jefe, Gallardón, avala su crítica. Y Aguirre contrataca pidiendo la cabeza de Cobos.

Bueno… ¿Qué os parece esto? A mí me parece mal.

EL ESCÁNDALO DEL PROCESO PARA CAMBIAR LA “CÚPULA” DE CAJA MADRID

¡No! No se trata de una obra para cambiar la cúpula de un lucernario del edificio central de Caja Madrid en la que hubiera habido, como en muchas otras obras, pago de “comisiones”. Se trata, esta vez, de una imagen retórica y la cúpula es el Presidente y su Consejo.

¿Para que cambiar de Presidente si sobre el Presidente actual hay un extraño consenso acerca de su capacidad profesional? ¿Por qué le quieren cambiar, entonces?: por lo de siempre en las Cajas, por las luchas intestinas intra partidarias e inter partidarias de los partidos políticos, que se entretienen en estos juegos de poder -¿sólo de poder, o de algo más como financiación alegal de los mismos?-.

Ahí chocan los dos partidos mayoritarios, sus agrupaciones autonómicas, sus agrupaciones municipales, los sindicatos y seguro que alguien más que yo ignoro.

La lucha abierta en el PP de Madrid es de aúpa. ¡Vaya combate de fondo! Como diría un presentador de boxeo clásico: a mi derecha -muy a la derecha-, Esperanza Aguirre -¡bién!- (diría la masa), “la lideresa” -¡bién!-, cincuenta kilos -¡bién!-, rubia de bote -¡bién!-, con falda plisada y foulard a juego -¡bién!- y zapato de tacón bajo -¡bién!-; y a mi izquierda -poco a la izquierda, la verdad, pero algo; todo es relativo- Alberto Ruiz Gallardón -¡bién!-, “El Faraón del Foro” -¡bién!-, 70 kilos -¡bién!-, pelo rizado canoso y pobladas cejas -¡bién!-, traje sastre gris y zapato negro de cordones-¡bién!-.

Las direcciones de PP y PSOE a nivel nacional habrían llegado a un acuerdo para sustituir a Miguel Blesa por Luis de Guindos -luego lo han desmentido- pero Esperanza Aguirre aún “no descarta” que Ignacio González, sea el candidato de consenso a la presidencia de Caja Madrid, lo que “muy probablemente así será. Pero Rajoy no está de acuerdo ¡Claro! ¿Sabe algo de banca el Vicepresidente? ¡Apuesto lo que sea a que no! Pero, ¿qué importa?; ¿a quién, además de a mí, le importa?

Luis de Guindos es un ejecutivo de prestigio en el sector financiero. Es actualmente Director de la división financiera PricewaterhouseCoopers (PwC). Fue presidente de Lehman Brothers –sí de Lehman Brothers, ¿os acordáis?- para España y Portugal y fue secretario de Estado de Economía con Rodrigo Rato como Vicepresidente y Aznar como Presidente. Pero, para Esperanza Aguirre esos méritos son nada al lado de los de su candidato, Ignacio González.

A todo esto un juez tiene paralizado el proceso de renovación del Consejo de las Caja como medida cautelar.

¡Y la banca en todo el mundo en crisis!

CACIQUES: ¡VAYA MORRO!

El coche del ex-Presidente de la Xunta de Galicia,  Touriño, – un Audi A8 blindado – ha dado mucho juego a Núñez Feijoo -el nuevo Presidente- durante la última campaña electoral gallega. Fue duramente atacado por despilfarrador a cuenta del precio del auto. Feijóo se comprometió a sustituirlo por un Citroën “fabricado en Vigo”, aunque el modelo escogido por él, un C6 –un coche como el de Sarkozy- es un vehículo fabricado en Francia, no en Vigo. Ahora resulta que Manuel Fraga compró dos Audi A8 blindados en los años 2001 y 2002. Núñez Feijóo dispuso de un Audi A8 oficial durante 2003 y 2004, mientras fue vicepresidente y conselleiro de la Xunta. Su coche era uno de los 32 adquiridos por el PP en esa época.

Pero lo mejor es que el C6 va a sustituir al coche que venía disfrutando, “gratis total” : un C6 cedido por Citroën que el líder de la derecha gallega usa desde hace tres años. Núñez Feijóo era el único portavoz que usaba un coche con “todos los gastos de mantenimiento”, desde el seguro a la gasolina o el chófer. Él era el único líder parlamentario que disponía de un vehículo “prestado” por la factoría PSA Peugeot Citroën de Vigo. Los líderes de PSOE y BNG en la Cámara sólo tuvieron opción de compra de un vehículo –ya me parece raro ésto, ¡pero lo otro!-.

Pero parece que, aunque no para Portavoces Parlamentarios, la práctica está extendida: en la Diputación, de Pontevedra, Citroën cede tres C5: para el presidente del órgano, Rafael Louzán (PP), y “para los cinco vicepresidentes o algún jefe de servicio”. Al cabo de “15.000 ó 20.000 kilómetros”, el coche se devuelve a la fábrica, que lo pone a la venta. La Diputación corre con los gastos. Dicen: “Se nos da como institución, no a la persona. Y no hay contraprestación”. ¿Seguro?

También tiene uno el alcalde de Vigo del PSOE. ¿Es esa la causa de que no haya contra atacado Toriño al ataque de Feijoo? Dicen fuentes próximas al alcalde de Vigo, Abel Caballero (ex Ministro de Transportes del PSOE): “Desde hace años se llegó a un convenio con Citroën: la fábrica cedía al alcalde un coche (hoy, un C6) que renueva cada ocho meses y luego se vende. Lo hace porque es el máximo dignatario de la ciudad, para promocionar la marca. Todos los demás coches del consistorio son Citroën, comprados o de alquiler”.

¡Manda huevos! Lo de Citroën lo entiendo, no soy idiota, lo que no entiendo es lo del alcalde ni lo de Núñez Feijoo ni lo de la Diputación. ¡No entiendo nada! ¡Qué me lo expliquen! ¿Por qué no compran los coches? ¿A cambio de qué los usan?

¡Vaya ejemplo de ética! ¿No es esto un delito? ¿Estamos todos locos?

LA SITUACIÓN DEL PP

Dice Esperanza Aguirre que pretende que se abra en el PP, de cara a su próximo Congreso, un debate de ideas.

¿Qué ideas son las que tiene Doña Esperanza?: ella dice que es liberal.

D. Gregorio Marañón (1887-1960), un auténtico y genuino liberal, dijo: “Ser liberal es estar dispuesto a entenderse con el que piensa de otro modo; y no admitir jamás que el fin justifica los medios, sino que, por el contrario, son los medios los que justifican el fin.”. ¿Es, entonces, Esperanza Aguirre liberal? Mi opinión es que, a la vista de las dos consecuencias de serlo que planteaba el Dr. Marañón, no lo es, por más que se autoproclame como tal o por más que haya formado parte de aquel Partido Liberal del que se dijo, en su día, que cabía, todo él, en un taxi. En todo caso, Aguirre sería lo que se denomina ahora una neoliberal o una neoconservadora. Es decir una representante de la derecha más genuina.

Y Don Mariano ¿qué piensa?; ¿cuál es el pensamiento de Mariano Rajoy? Aunque él dijo, en el cierre del último debate a dos de la última campaña electoral, aquello de: “todos saben lo que yo pienso”, ¿se sabe realmente qué es lo que piensa Rajoy? Él se proclama un político de centro reformista, y, pese a que sus bandazos y dudas permanentes no aclaren mucho quién es exactamente Rajoy desde el punto de vista ideológico, puede que realmente lo sea. Supongamos que es así.

A mi parecer, lo que le conviene al PP y al país es que el partido se centre. Pero, aunque Rajoy ganara el Congreso, ¿podría Rajoy hacer que el PP emprendiera de verdad el tan cacareado y necesario viaje al centro? Pensamos que no le resultaría fácil con la que está cayendo en el partido, tanto si gana el Congreso a la búlgara, sin oposición ni candidaturas alternativas, como si lo ganara frente a una candidatura de Aguirre por la mínima, o incluso si lo ganara por goleada. Cada vez que insistiera en esa línea los medios más radicales le pondrían a “caer de un burro” y el desgaste para el PP sería enorme.

Cuando Aznar designó en Agosto de 2003, después de más de un año y medio de suspense, que Mariano era el elegido para ser el sucesor, Rodríguez Zapatero dijo textualmente: «Supongo que él estará contento. Yo les aseguro que también estoy contento». Fue una buena premonición; ya le ha ganado dos veces las elecciones. La primera, cuando Rajoy se presentaba como el preferido designado por Aznar por su “sencillez, discreción y templanza” y, manteniendo esa imagen sencilla, discreta y templada, estaba bastante claro que iba a ganar, hasta que la incomprensible reacción de todo el Gobierno Aznar frente al tremendo atentado del 11 M, le hizo perder. La segunda, cuando rodeado de la guardia que el propio Aznar le había puesto, con Zaplana y Acebes al frente, se radicalizó y practicó durante cuatro años una forma de oposición poco templada, discreta o sencilla, insistiendo en el error que había llevado a perder las elecciones. ¿Sería capaz de ganarle a Rodríguez Zapatero a la tercera? ¿Qué tendría que hacer en la oposición, radicalizarse o ser una oposición colaboradora y razonable como la que hizo en su día el PSOE frente a Aznar? Lo tiene crudo; salvo que el PSOE lo haga muy mal, lo más previsible es que no ganará, haga lo que haga.

Pero, ¿qué pensaría ahora Rodríguez Zapatero de un hipotético triunfo de Esperanza Aguirre en el Congreso de Valencia? ¿Repetiría la frase que usó para saludar la elección de Rajoy como líder del PP y diría?: “Supongo que ella estará contenta. Yo también estoy contento.”

No creo que Aguirre pudiera centrar el mensaje del PP, más bien sería lo contrario, y si fuera así tampoco será fácil que ella pudiera ganar en unas elecciones generales al PSOE.

Gustavo Mata