El blog de Gustavo Mata

Estrategia: Las reglas del juego en los negocios

Tag: Miguel Blesa

MÁS SOBRE LA ELECCIÓN DE PRESIDENTE DE CAJA MADRID

Mariano Rajoy es el líder del PP. Le puso Aznar a dedo cuando la mejor opción para todos era Rato. Perdió las primeras elecciones frente a Zapatero y las segundas también. Pero sigue; quiere ser Presidente de Gobierno. Su estrategia es no decidir nada antes de tiempo y no sabe nunca cuándo se le acaba el tiempo. Siempre llega a todo tarde. Pese a todo, como tiene enfrente a Zapatero y la situación es la que es, va poco a poco teniendo más opiniones a favor. ¿O es Zapatero el que acumula opiniones en contra?

Esperanza Aguirre, que era carne de cañón de los humoristas cuando era Ministra por sus constantes meteduras de pata y despistes, aprendió mucho, y luego hizo un más que digno papel en la Presidencia del Senado. En una hábil maniobra el PP sacó a Gallardón de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, donde ganaba las elecciones por goleada, y le puso de candidato al Ayuntamiento, en donde estaba el asunto más complicado, para poner a Aguirre como candidata en la Comunidad, en donde el asunto, a priori, era más fácil, y, aunque no logró mayoría suficiente en las urnas, con ayuda de dos tránsfugas del PSOE, se hizo con la Comunidad en el célebre Tamayazo que tan buen verano nos dio. Luego en dos elecciones ha ganado por goleada. Es una líder (lideresa la llaman) sólida. Y es muy ambiciosa. Tiene detrás muchos apoyos; con Obama menos que con Bush, pero los tiene; es una genuina neocon aunque ella prefiera llamarse liberal. De mayor quiere ser Presidente del Gobierno.

Alberto Ruiz Gallardón es un valor electoral enorme para el PP. Desde hace años gana todo por mayoría. Eso sí, después de perder unas cuantas elecciones frente a Leguina, cuando era joven, y chupar mucho banquillo. Le gusta a todo el mundo, incluso a los que no son del PP, lo que le genera la inquina de casi todo el PP. ¡Paradojas! Es muy ambicioso. De mayor quiere ser Presidente del Gobierno.

Rato es el hombre más brillante del PP. ¿Por eso no le eligió como sucesor Aznar? Si no hubiera sido así, no se entiende, porque es el mejor y lo sabemos todos, Aznar incluido. Rato controlaba el PP de Madrid y Aguirre era muy de Rato. Rato se fue al Banco Mundial a lamerse las heridas, pero volvió antes de tiempo y desde entonces a Rajoy le preocupa. Cada vez que Rajoy  tiene una crisis, y las tiene a menudo, todos pensamos en Rodrigo Rato; Mariano también. Ahora Rajoy le propone como Presidente de Caja Madrid. ¿Para quitárselo de encima? No lo sé, pero me lo parece. Sea por lo que sea, es una elección adecuada. Pero, claro, a Zapatero, no le gusta. ¿Aún quiere Rato ser Presidente del Gobierno o ya no le interesa?

Ignacio González es lo que es porque es fiel a Aguirre. Pese a todo, parece que era investigado desde dentro. ¿Por qué? No lo sé. Ahora Aguirre le propone para presidir Caja Madrid. ¿Por qué? No lo sé. Supongo que porque le es fiel y le puede controlar bien.

Y Luis de Guindos es un brillante economista que estuvo con Rato en el Gobierno y que Presidió Lehman Brothers en España. Todo el mundo dice que es muy competente.

La política ha puesto a Rato al lado de Rajoy y a Rajoy al lado de Rato, pero yo entiendo las razones del uno y del otro. También ha puesto a Gallardón al lado de Rajoy y a Rajoy al lado de Gallardón; también lo entiendo. Y, por tanto, ha puesto a Gallardón al lado de Rato y a Rato al lado de Gallardón. ¡No cabe duda que la política hace extraños compañeros y aliados!

También la política ha puesto a Esperanza frente a Rajoy, y a Rajoy frente a Esperanza. Esperanza y Gallardón están enfrente uno del otro todo el rato, es de cuna.

Bueno, pues ahora el lío es éste: Aguirre quiere quitar a Miguel Blesa que era un amigo de Aznar, y que no lo hace mal en Caja Madrid. ¿Por qué? No lo sé. Para eso se pone de acuerdo con quien hay que ponerse, reparte alguna golosina a Sindicatos y a oposición (PSOE e IU) para que no lloren, aunque no tenía por qué, pues el PP controlaría el Consejo, pero tiene que cuidarse de Gallardón, que no está de acuerdo con ella en nada, y en esto tampoco. Aguirre propone a González, entonces Rajoy y Gallardón proponen a Rato. En Moncloa, por fastidiar, supongo, prefieren a Guindos.

Y a todo esto, el líder del PSOE en Madrid, que es tan notorio que ¡no me acuerdo de cómo se llama y no me apetece ir a consultarlo!, primero no se atrevía a decir que estaba en contra de ningún candidato de Aguirre porque había pactado que apoyaría cualquier cosa que decidiera Aguirre; ¿a cambio de qué?: no lo sé. Ahora, ante el ridículo planetario que estaba haciendo dice que no le gusta ninguno. ¿Por qué? Porque le han dicho en el partido que ¡ya vale!

Pero lo que hay detrás ¿qué es? Tampoco lo sé. Soy un ignorante. Pero me da curiosidad.

Todos dicen que lo de las Cajas no hay que politizarlo. Pero nadie renuncia a politizarlo. Hay 45 cajas y los expertos dicen que no debería haber más de 5. Yo creo que debería haber una. Hay que concentrarlas. Hacen falta fusiones y ahora hay dinero para incentivarlas. Las autonomías no quieren perder el chollo y no admiten, en general, que las fusiones vayan más allá de cada comunidad. Hasta la Iglesia pone piedras en la rueda dónde manda -Cajasur-.Por si algo faltara Cobo,  en funciones de escudero de Gallardón da una entervista explosiva a EL PAÍS sobre el tema. El título es: “Los cercanos a Aguirre han puesto a Rato en un escaparate de cloacas y ambiciones”. No os lo perdáis. Os aseguro que Cobos no me ha llamado antes a mí para inspirarse en las respuestas que da. Y creo que es del PP. Su jefe, Gallardón, avala su crítica. Y Aguirre contrataca pidiendo la cabeza de Cobos.

Bueno… ¿Qué os parece esto? A mí me parece mal.

EL ESCÁNDALO DEL PROCESO PARA CAMBIAR LA “CÚPULA” DE CAJA MADRID

¡No! No se trata de una obra para cambiar la cúpula de un lucernario del edificio central de Caja Madrid en la que hubiera habido, como en muchas otras obras, pago de “comisiones”. Se trata, esta vez, de una imagen retórica y la cúpula es el Presidente y su Consejo.

¿Para que cambiar de Presidente si sobre el Presidente actual hay un extraño consenso acerca de su capacidad profesional? ¿Por qué le quieren cambiar, entonces?: por lo de siempre en las Cajas, por las luchas intestinas intra partidarias e inter partidarias de los partidos políticos, que se entretienen en estos juegos de poder -¿sólo de poder, o de algo más como financiación alegal de los mismos?-.

Ahí chocan los dos partidos mayoritarios, sus agrupaciones autonómicas, sus agrupaciones municipales, los sindicatos y seguro que alguien más que yo ignoro.

La lucha abierta en el PP de Madrid es de aúpa. ¡Vaya combate de fondo! Como diría un presentador de boxeo clásico: a mi derecha -muy a la derecha-, Esperanza Aguirre -¡bién!- (diría la masa), “la lideresa” -¡bién!-, cincuenta kilos -¡bién!-, rubia de bote -¡bién!-, con falda plisada y foulard a juego -¡bién!- y zapato de tacón bajo -¡bién!-; y a mi izquierda -poco a la izquierda, la verdad, pero algo; todo es relativo- Alberto Ruiz Gallardón -¡bién!-, “El Faraón del Foro” -¡bién!-, 70 kilos -¡bién!-, pelo rizado canoso y pobladas cejas -¡bién!-, traje sastre gris y zapato negro de cordones-¡bién!-.

Las direcciones de PP y PSOE a nivel nacional habrían llegado a un acuerdo para sustituir a Miguel Blesa por Luis de Guindos -luego lo han desmentido- pero Esperanza Aguirre aún “no descarta” que Ignacio González, sea el candidato de consenso a la presidencia de Caja Madrid, lo que “muy probablemente así será. Pero Rajoy no está de acuerdo ¡Claro! ¿Sabe algo de banca el Vicepresidente? ¡Apuesto lo que sea a que no! Pero, ¿qué importa?; ¿a quién, además de a mí, le importa?

Luis de Guindos es un ejecutivo de prestigio en el sector financiero. Es actualmente Director de la división financiera PricewaterhouseCoopers (PwC). Fue presidente de Lehman Brothers –sí de Lehman Brothers, ¿os acordáis?- para España y Portugal y fue secretario de Estado de Economía con Rodrigo Rato como Vicepresidente y Aznar como Presidente. Pero, para Esperanza Aguirre esos méritos son nada al lado de los de su candidato, Ignacio González.

A todo esto un juez tiene paralizado el proceso de renovación del Consejo de las Caja como medida cautelar.

¡Y la banca en todo el mundo en crisis!

OTRO DUELO ENTRE AGUIRRE Y GALLARDÓN. Y VAN…

El lunes en la asamblea general extraordinaria hubo otro pulso entre el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, esta vez por la continuidad de Miguel Blesa en la presidencia de Caja Madrid. La asamblea general de Caja Madrid es el órgano máximo de gobierno de la entidad. Está compuesta por 320 consejeros generales, elegidos por las corporaciones municipales, una representación de los impositores, representantes de la entidad fundadora de la Caja, el Patronato Real, representantes de la Asamblea de Madrid, representantes de los empleados y de los sindicatos. La reunión del pasado lunes es uno de los pasos del proceso electoral que decide las entidades representativas y la asignación de su número de representantes para la elección posterior. La Presidenta quiere paralizarlo.

Miguel Blesa cuenta con la autorización del consejo de la entidad para informar a la Comunidad de Madrid de su negativa a paralizar el proceso basándose en un informe jurídico elaborado por la firma Uría y Menéndez que estima que el Gobierno que preside Esperanza Aguirre no tiene poder de supervisión sobre los órganos de gobierno de la caja, sino sólo sobre su actividad económica y benéfico-social. Blesa contestará a la carta del consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad, Antonio Beteta, en la que le instaban a interrumpir el proceso electoral de Caja Madrid, por considerar que no se atiene a la ley.

El Gobierno de Esperanza Aguirre prevé aprobar un proyecto de reforma de la Ley de Cajas para adaptar la normativa de Caja de la Comunidad a la Ley Orgánica de Regulación de Cajas de Ahorro (LORCA) para tratar de bloquear la iniciativa de Blesa.

Caja Madrid es una de las mayores instituciones financieras del país. Estamos inmersos en una inmensa crisis financiera global. Dirigir una empresa así en este momento es una tarea ciclópea. Pues bien los políticos en vez de dedicarse a pensar en cómo ayudar, están entretenidos en estos juegos de salón.

¡Esto sí que es una obscenidad!