El blog de Gustavo Mata

Estrategia: Las reglas del juego en los negocios

Tag: PSOE (page 1 of 2)

EL CENTRO Y LOS EXTREMOS

Los partidos políticos en la campaña para estas elecciones europeas han decidido trabajarse a su electorado fiel con mensajes y modos aparentemente más radicales -de derecha y de izquierda respectivamente- en lugar de hacer lo inteligente, que hubiera sido tratar de captar el voto de centro con mensajes más eclécticos. ¿Qué van a conseguir, probablemente?: una abstención histórica de la gente moderada, tanto de izquierda como de derecha, que está harta de tanta imbecilidad y tanto mensaje simplista manipulando lo que sea: unos distrayendo a su público con políticas sociales más rupturistas -como por ejemplo la ley de plazos del aborto- o con propuestas económicas demagógicas; los otros agitando el espantajo de la crisis al grito de la culpa de todo la tiene ZP, celebrando cada dato económico negativo, o refugiándose bajo las sotanas de la conferencia episcopal criticando con argumentos trasnochados todo lo criticable, humano y divino.

El problema es que últimamente en las elecciones hacen siempre eso -lo de radicalizarse- y así van a conseguir desafectar de la política a lo mejor de la sociedad. Ya ha ocurrido en otros países.

Aquel político que centre más su mensaje ganará las próximas elecciones generales. Pero ni ZP ni Rajoy parece que entienden algo tan simple. Hacen lo que no deben hacer. Creo que ZP lo hace así porque piensa que es lo correcto -es más dogmático- y que a Rajoy -que no sé si lo entiende, porque a veces parece tonto-, si lo entendiera y quisiera centrarse, tampoco le dejarían en su propio partido, en donde los ortodoxos aznaristas, con la ayuda de los obispos y su COPE,  vigilan sus posibles devaneos centristas.

En fin, pese a todo, yo sigo yendo a votar. Pero ¡qué aburrimiento!

ELECCIONES EUROPEAS

 

Los expertos en imagen de los políticos son unos nuevos magos que indican a los políticos qué hay que hacer en las campañas para parecer lo que no son y así embaucar mejor a los electores.

¿Es eso? ¿O es que yo he entendido mal su papel?

Antonio Sola, uno de estos gurús -es el que inventó a la niña de Rajoy en las pasadas elecciones- es ahora el que asesora a Mayor Oreja en las elecciones europeas. Alguien puede pensar que va a emplear a la niña de nuevo. ¡No!: ¡tranquilos todos! La niña de Rajoy aún no tiene 16 años, aunque le falta sólo un año y medio para cumplirlos y para las elecciones generales próximas ya los tendrá – ¡a ver qué pasa entonces! -; y como su padre virtual -Rajoy- es muy de derechas, aunque no tan religioso como debiera, no se quedará preñada -¡hasta ahí podíamos llegar!-; o si se queda preñada no se enterará nadie; o, en todo caso, no abortará sin pedirle permiso a su padre -que la mandaría a Londres como se ha hecho toda la vida entre la gente “como Dios manda” a hacerlo.

¡Qué nadie me malinterprete! El que una mujer tenga que plantearse abortar me parece tremendo. ¿Cómo llegan a planteárselo? ¡Es increíble y horrible! Todos tenemos la culpa de que eso pueda ocurrir: por nuestra falta de apoyo a las mujeres – solteras, emparejadas, desparejadas, casadas, viudas, etc., que están encinta -; por la discriminación a las que las sometemos cuando se quedan embarazadas; por negarles su promoción profesional sólo porque son madres; por negarles hasta su rol social si siendo solteras son madres; etc. ¿Es que no tenemos madre cada uno de nosotros? Ese es el drama que hay que evitar: ¡no seamos hipócritas!

Pero bueno, me he ido de tema, Antonio Solá -que es un monstruo de la cosa del asesoramiento a políticos de derechas- ha dicho que Jaime Mayor, aunque su imagen “se asocia a seguridad”, “es muy de derechas”. ¿Pero el PP no es de derechas? ¡Debo ser idiota! Añade el mago que: “el gasto social es el gran activo de los socialistas”, y que la izquierda es más cercana: “López Aguilar es percibido como mucho más cercano al ciudadano que Mayor”. Pero -me pregunto de nuevo-: ¿no es eso la izquierda?

Vuelvo al tema moral: dice el mago que “meternos en argumentos de regeneración moral de la sociedad es complicado de explicar en los quince días de campaña a una sociedad anestesiada; nos lleva a posicionarnos más a la derecha”. Entonces, moralmente, mejor no explicarlo; ¿no? ¡Manda huevos!, que diría otro conspicuo derechista como Trillo-. Eso sí que es moral utilitaria: lo que conviene se hace, lo que no: ¡no!

El gurú recomienda también no hacer nada que recuerde el argumento de Cañizares de que el aborto es más grave que los abusos a menores en los centros religiosos. ¡Con la iglesia hemos topado! Sancho amigo.

Pero el tema grave, políticamente, es que entre las conclusiones del informe del mago Sola se dice que “Zapatero sigue mejor valorado que Mariano Rajoy, a pesar de la crisis”. ¿Y eso por qué ocurre?, digo yo. ¿Tendrá que ver algo Rajoy, que es un inútil, o es que Zapatero, que es otro inútil, es mejor que él? ¡Otra vez manda huevos! ¡Y le pagan una pasta para que les diga eso! ¡Se lo hubiera dicho yo por la décima parte de lo  que cobra Sola! Pero el genio dice más: “las elecciones europeas no deben plantearse como una moción de censura ni como una comparación Zapatero-Rajoy porque volvería a ganar Zapatero, se movilizaría el electorado”. “Zapatero sigue mejor valorado que Rajoy a pesar de la crisis”. “PP se asocia a más corrupto que PSOE”. El tema es impedir que la izquierda se movilice. La única manera de ganar es que se queden en casa los del PSOE. Confían en que “el voto del PSOE no será movilizado en la misma proporción que en las elecciones generales”.

Bueno, amigos, a la vista de lo que hay, aunque a cada elección me cuesta más ir: ¡voy a ir a votar!; aunque ya hace muchas que no voto a favor de nadie sino en contra de alguien, otra vez: ¡voy a ir a votar!; y aunque Zapatero sea un inepto y su partido una pena: ¡voy a ir a votar! ; y lo haré en contra de este PP que es una vergüenza democrática y de este líder que ni con Zapatero enfrente y en medio de la mayor crisis económica imaginable consigue parecer ni un poco mejor de lo que hay. Lo voy a hacer, además, gracias a este asesor que se han echado; ¿de quién será primo éste? ¿a quién le pagará los trajes? ¡Vaya asesor! ¡qué desatre!

Es un dolor que los españoles no vayamos a votar masivamente en estas elecciones. ¡Europa es mucho más una solución que un problema para nosotros! Ya sé que para los partidos Europa es un sitio a donde mandar a políticos amortizados a calentar, y no mucho, un escaño. Pero, pese a todo: ¡id a votar el domingo!; ¡qué cada quién vote a quién quiera!; ¡aunque sea tapándoos la nariz!; ¡aunque sea venciendo el asco que os producen esta clase de políticos! Por lo menos así podréis quejaros de su incompetencia con razón.

¡Qué pena tan grande! ¡Tanto luchar por la democracia y no es más que esto! Claro que ¡no es menos!  A pesar de todo, ¡qué gusto ir a votar para los que no hace tanto sólo íbamos a votar cada 25 años un referéndum de una única pregunta y de una única respuesta!

¡Viva la democracia! ¡Viva la libertad! ¡A votar el domingo!

CACIQUES: ¡VAYA MORRO!

El coche del ex-Presidente de la Xunta de Galicia,  Touriño, – un Audi A8 blindado – ha dado mucho juego a Núñez Feijoo -el nuevo Presidente- durante la última campaña electoral gallega. Fue duramente atacado por despilfarrador a cuenta del precio del auto. Feijóo se comprometió a sustituirlo por un Citroën “fabricado en Vigo”, aunque el modelo escogido por él, un C6 –un coche como el de Sarkozy- es un vehículo fabricado en Francia, no en Vigo. Ahora resulta que Manuel Fraga compró dos Audi A8 blindados en los años 2001 y 2002. Núñez Feijóo dispuso de un Audi A8 oficial durante 2003 y 2004, mientras fue vicepresidente y conselleiro de la Xunta. Su coche era uno de los 32 adquiridos por el PP en esa época.

Pero lo mejor es que el C6 va a sustituir al coche que venía disfrutando, “gratis total” : un C6 cedido por Citroën que el líder de la derecha gallega usa desde hace tres años. Núñez Feijóo era el único portavoz que usaba un coche con “todos los gastos de mantenimiento”, desde el seguro a la gasolina o el chófer. Él era el único líder parlamentario que disponía de un vehículo “prestado” por la factoría PSA Peugeot Citroën de Vigo. Los líderes de PSOE y BNG en la Cámara sólo tuvieron opción de compra de un vehículo –ya me parece raro ésto, ¡pero lo otro!-.

Pero parece que, aunque no para Portavoces Parlamentarios, la práctica está extendida: en la Diputación, de Pontevedra, Citroën cede tres C5: para el presidente del órgano, Rafael Louzán (PP), y “para los cinco vicepresidentes o algún jefe de servicio”. Al cabo de “15.000 ó 20.000 kilómetros”, el coche se devuelve a la fábrica, que lo pone a la venta. La Diputación corre con los gastos. Dicen: “Se nos da como institución, no a la persona. Y no hay contraprestación”. ¿Seguro?

También tiene uno el alcalde de Vigo del PSOE. ¿Es esa la causa de que no haya contra atacado Toriño al ataque de Feijoo? Dicen fuentes próximas al alcalde de Vigo, Abel Caballero (ex Ministro de Transportes del PSOE): “Desde hace años se llegó a un convenio con Citroën: la fábrica cedía al alcalde un coche (hoy, un C6) que renueva cada ocho meses y luego se vende. Lo hace porque es el máximo dignatario de la ciudad, para promocionar la marca. Todos los demás coches del consistorio son Citroën, comprados o de alquiler”.

¡Manda huevos! Lo de Citroën lo entiendo, no soy idiota, lo que no entiendo es lo del alcalde ni lo de Núñez Feijoo ni lo de la Diputación. ¡No entiendo nada! ¡Qué me lo expliquen! ¿Por qué no compran los coches? ¿A cambio de qué los usan?

¡Vaya ejemplo de ética! ¿No es esto un delito? ¿Estamos todos locos?

ESTAMOS EN CRISIS Y AL BORDE DE UNA RECESIÓN EN LA QUE PROBABLEMENTE ENTREMOS EN EL PRIMER TRIMESTRE DEL AÑO 2009

Cuando las situaciones son difíciles, templar gaitas no sirve de mucho. Ser bondadoso, no es lo mismo que ser bueno. Puede que sea una de las peores formas de ser malo.

Los líderes políticos blandos no se ganan el aprecio de sus pueblos. Los buenos líderes son los que son capaces de proponer sacrificios para afrontar las situaciones de crisis.

Para eso, lo primero es llamar a las cosas por su nombre y no enredarse en disquisiciones dialécticas carentes de sentido. Estamos en crisis, es decir, en una “situación dificultosa o complicada” según el diccionario de la RAE; estamos al borde de una recesión, lo que según el citado diccionario es “una depresión de las actividades económicas que tiende a ser pasajera”: ojalá tenga razón la RAE y sea pasajera; según los economistas, la recesión es un crecimiento negativo del PIB durante dos trimestres consecutivos. Mientras tanto oímos cosas como que “la sobre aceleración de la aceleración de la caída de la actividad es severa”. Es decir, traduzco, “el frenazo de nuestra economía es de órdago; nos la estamos pegando”.

Las medidas anunciadas al comienzo de esta semana por el Presidente del Gobierno para atajar la situación son tan clamorosamente insuficientes que si no fuera por lo grave del momento parecerían una broma; en eso tiene razón el Sr. Rajoy. El Secretario General del PSOE hace unas manifestaciones hablando de no recortar “derechos”, como si así protegiera realmente a los más humildes de los efectos de la crisis. Negar la situación y hacer demagogia en tiempos así es una irresponsabilidad. El Vicepresidente Solbes da la impresión de no saber dónde meterse a la vista de la “tropa” – como diría Romanones – de gentes poco documentadas y escasamente solventes que le acompaña en el Gobierno y en el Partido que le sustenta. La oposición -bien gracias-, que acaba de volver de un sueño letárgico en el que ha estado sumida durante varios meses contemplando su propio ombligo, tratando de encontrar una salida a su situación que, todo parece indicar, finalmente no ha encontrado, sólo sabe mantener ese enfrentamiento dialéctico de nulo valor intelectual y escasa elegancia que fue el denominador común en la pasada legislatura. El Presidente Zapatero se ha contagiado del estilo y entra a las descalificaciones personales y a la bronca casi tabernaria en la que ayer se convirtió la última sesión de control al Gobierno en el Parlamento. ¿Hay alguien que sepa algo de economía en el PSOE y en el PP?; es su momento: ¡que les dejen hablar y debatir a ellos y los demás que estén atentos y procuren aprender algo! Hay que recuperar el Parlamento.

Mientras Bruselas nos previene del riesgo de entrar en déficits incompatibles, con el control a que estamos obligados por pertenecer al área euro, si no tomamos medidas serias de ajuste.

¿Nos vamos de vacaciones? ¡venga, vámonos, que es tiempo!¿Cómo será la vuelta del verano? Yo recuerdo muy bien como fue la vuelta del verano del 92. En ese Otoño los directivos y dirigentes emplearon más del 80 % de su tiempo en hablar, unos con otros, acerca de lo mal que estaba la situación; creo que este Otoño se batirá ese record.

¡Ay la que se nos viene encima!

LA SITUACIÓN DEL PP

Dice Esperanza Aguirre que pretende que se abra en el PP, de cara a su próximo Congreso, un debate de ideas.

¿Qué ideas son las que tiene Doña Esperanza?: ella dice que es liberal.

D. Gregorio Marañón (1887-1960), un auténtico y genuino liberal, dijo: “Ser liberal es estar dispuesto a entenderse con el que piensa de otro modo; y no admitir jamás que el fin justifica los medios, sino que, por el contrario, son los medios los que justifican el fin.”. ¿Es, entonces, Esperanza Aguirre liberal? Mi opinión es que, a la vista de las dos consecuencias de serlo que planteaba el Dr. Marañón, no lo es, por más que se autoproclame como tal o por más que haya formado parte de aquel Partido Liberal del que se dijo, en su día, que cabía, todo él, en un taxi. En todo caso, Aguirre sería lo que se denomina ahora una neoliberal o una neoconservadora. Es decir una representante de la derecha más genuina.

Y Don Mariano ¿qué piensa?; ¿cuál es el pensamiento de Mariano Rajoy? Aunque él dijo, en el cierre del último debate a dos de la última campaña electoral, aquello de: “todos saben lo que yo pienso”, ¿se sabe realmente qué es lo que piensa Rajoy? Él se proclama un político de centro reformista, y, pese a que sus bandazos y dudas permanentes no aclaren mucho quién es exactamente Rajoy desde el punto de vista ideológico, puede que realmente lo sea. Supongamos que es así.

A mi parecer, lo que le conviene al PP y al país es que el partido se centre. Pero, aunque Rajoy ganara el Congreso, ¿podría Rajoy hacer que el PP emprendiera de verdad el tan cacareado y necesario viaje al centro? Pensamos que no le resultaría fácil con la que está cayendo en el partido, tanto si gana el Congreso a la búlgara, sin oposición ni candidaturas alternativas, como si lo ganara frente a una candidatura de Aguirre por la mínima, o incluso si lo ganara por goleada. Cada vez que insistiera en esa línea los medios más radicales le pondrían a “caer de un burro” y el desgaste para el PP sería enorme.

Cuando Aznar designó en Agosto de 2003, después de más de un año y medio de suspense, que Mariano era el elegido para ser el sucesor, Rodríguez Zapatero dijo textualmente: «Supongo que él estará contento. Yo les aseguro que también estoy contento». Fue una buena premonición; ya le ha ganado dos veces las elecciones. La primera, cuando Rajoy se presentaba como el preferido designado por Aznar por su “sencillez, discreción y templanza” y, manteniendo esa imagen sencilla, discreta y templada, estaba bastante claro que iba a ganar, hasta que la incomprensible reacción de todo el Gobierno Aznar frente al tremendo atentado del 11 M, le hizo perder. La segunda, cuando rodeado de la guardia que el propio Aznar le había puesto, con Zaplana y Acebes al frente, se radicalizó y practicó durante cuatro años una forma de oposición poco templada, discreta o sencilla, insistiendo en el error que había llevado a perder las elecciones. ¿Sería capaz de ganarle a Rodríguez Zapatero a la tercera? ¿Qué tendría que hacer en la oposición, radicalizarse o ser una oposición colaboradora y razonable como la que hizo en su día el PSOE frente a Aznar? Lo tiene crudo; salvo que el PSOE lo haga muy mal, lo más previsible es que no ganará, haga lo que haga.

Pero, ¿qué pensaría ahora Rodríguez Zapatero de un hipotético triunfo de Esperanza Aguirre en el Congreso de Valencia? ¿Repetiría la frase que usó para saludar la elección de Rajoy como líder del PP y diría?: “Supongo que ella estará contenta. Yo también estoy contento.”

No creo que Aguirre pudiera centrar el mensaje del PP, más bien sería lo contrario, y si fuera así tampoco será fácil que ella pudiera ganar en unas elecciones generales al PSOE.

Gustavo Mata

Page 1 of 2
1 2
Older posts