La editora del ‘Chicago Tribune’ se declara en suspensión de pagos. ¿Le pedirá ayuda al Gobierno?

El propietario Sam Zell, compró el grupo hace sólo un año con dinero prestado. Zell también es propietario del equipo de béisbol Chicago Cubs y de su estadio. Ahí no hay suspensión de pagos. Éste señor es otro genio del ladrillo: antes inversor inmobiliario de éxito, creyó, como tantos otros de su especie, que ganar dinero especulando es como gerenciar un negocio de verdad; su idea era convertir a los diarios del grupo –periódicos de prestigio – en prensa amarilla sensacionalista y bajar las páginas para ahorrar papel. Un genio de la cosa; alguien ha dicho al respecto: “Los grandes diarios se construyen durante décadas. Ahora nos damos cuenta de que pueden desmantelarse con relativa rapidez”. ¡Todo gracias a este señor!

Tribune, la editora de Zell es propietaria de 23 canales de televisión y 12 diarios, y anunció ayer la suspensión de pagos con una deuda 13.000 millones de dólares; sólo en este año la deuda se incrementó en 2.000 millones de dólares. Ahora se abre el período concursal para que se renegocie la deuda y los plazos de pago a los acreedores. La empresa seguirá publicando sus periódicos y gestionando sus canales de televisión y medios interactivas pues dice tener “suficiente liquidez como para seguir haciéndolo”. “Factores más allá de nuestro control han creado una tormenta perfecta, un abrupto declive en los ingresos en una economía difícil, combinado con una crisis crediticia que ha convertido en una tarea extremadamente difícil mantener nuestra deuda”, dicen en su comunicado. Tribune edita los diarios Chicago Tribune, Los Angeles Times, The Baltimore Sun y The Orlando Sentinel. En Mayo vendió el Newsday por 650 millones.

Por su parte ‘The New York Times’ –cuyas acciones han perdido la mitad de su valor en el último año – avala ahora con su sede –un rascacielos de 52 pisos diseñado por el arquitecto Renzo Piano, recién terminado de construir- un crédito que pide de 174 millones de dólares.

¿Por qué no piden también ayuda los editores al Gobierno? ¡Los periódicos son imprescindibles para que haya de verdad libertad! ¡Ya puestos…! Mientras tanto se ultima el plan de rescate de la industria automovilística. A corto plazo, las ayudas alcanzarían los 15.000 millones de dólares a través de la concesión de préstamos. Menos de la mitad de lo que pidieron el otro día. La crisis de General Motors y Chrysler, a la que no es ajena Ford, aunque su posición es bien distinta, pone en peligro cerca de 350.000 empleos directos, a los que habría que sumar los de empresas de componentes auxiliares para la automoción. Muchos de éstos ya están destruidos, haga el Gobierno lo que haga, y otros muchos se destruirán de acuerdo con los planes de las empresas.

Menos mal que los equipos directivos de Merrill Lynch y Morgan Stanley, dirigidos por John Thain y John Mack, renuncian a los bonos multimillonarios, como hicieran hace dos semanas los ejecutivos de Goldman Sachs. También los directivos de Citigroup están sopesando seriamente esta opción. Después de haber sido rescatados, lo raro es que hayan tardado tanto en hacerlo. En fin: ¡Qué no todo iban a ser malas noticias!

¡El mundo está “patas arriba”!